Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kristen Stewart: "Me llené de moratones bailando en una barra americana"

De la sartén al fuego. Kristen Stewart, musa de adolescentes adictos a 'Crepúsculo' y 'Luna Nueva', ha decidido pasarse al lado más salvaje, y se ha convertido en bailarina de striptease en su siguiente trabajo, 'Welcome to the rileys'. Pero no ha sido precisamente un juego de niños. Interpretar a una stripper puede traer algunos problemas con los que la 'crepusculiana' actriz no había contado en un principio. La ahora jovencísima celebridad ha confesado que se llenó de moratones durante las escenas en las que tenía que bailar alrededor de una barra, pero que aun así le encantó hacerlo. Su jefe en esta aventura cinematográfica ha desvelado los reparos de Kristen para desnudarse ante las cámaras.
El papel de Kristen Stewart en 'Welcome to the Rileys', de reciente estreno en Estados Unidos, ha supuesto un reto para ella a la hora de interpretar, y no sólo por el cambio de registro. Según informa 'Showbiz Spy', la actriz tuvo que aprender a bailar como una stripper sobre una barra, algo que le trajo algún que otro disgusto.
"Me llené las piernas de moratones, estaba destrozada, fue lo peor". Así ha descrito Kristen su experiencia rodando esas escenas, aunque parece que finalmente consiguió llevar bien el tema: "Cuando más lo veía, más quería hacerlo. Era como una manera rara de odiarme a mí misma".
Pero las complicaciones del rodaje no acabaron ahí. El director del filme, Jake Scott, ha destapado los reparos de la actriz a la hora de desnudarse para hacer los bailes: "Estaba aterrorizada. El club donde rodamos era real, y tenía ese aspecto sucio y duro; pero lo clavó".
Aun así, parece que Kristen está encantada con las dificultades propias de su trabajo; pues lo que realmente le molesta no está dentro del plató, sino fuera. La actriz todavía no se ha acostumbrado al acoso de los paparazzi, y así lo ha declarado: "Me gusta estar al aire libre y dar paseos, los fans no son el problema, son geniales y me dejan caminar. Lo malo es esa otra gente, ya sabes a quién me refiero".