Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kristie Alley asegura que engordar fue "lo mejor del mundo"

La actriz tiene muchas oscilaciones de peso. Foto: Archivo.telecinco.es
La actriz de 'Cheers', Kristie Alley confesó que engordar por placer hasta rebasar los 100 kilos de peso fue "lo mejor del mundo", según el adelanto, conocido hoy, de una entrevista para el número de mayo de la revista Ladies' Home Journal. "Nunca me lo pasé tan bien", dijo Alley, de 59 años, quien se hizo popular a través de la serie de televisión 'Cheers' y en la gran pantalla protagonizó títulos como 'Look Who's Talking' (1989) o 'Deconstructing Harry' (1997).
Con el cambio de siglo la actriz dejó de prodigarse por los platós y comenzó a ganar peso hasta que decidió ponerse en forma, una tarea que se convirtió en 2005 en el programa de televisión 'Fat Actress' en el que se seguía el día a día de Alley y su lucha por adelgazar.
Consiguió su objetivo, en total bajó 34 kilos durante la emisión de aquel reality show, aunque posteriormente se volvió a dejar llevar. "Cada comida era un evento. Si íbamos a Italia, comíamos pasta, trufas y postre y luego planeábamos el siguiente increíble menú", explicó Alley, quien más tarde, cuando alcanzó los 104 kilos de peso, se dio cuenta de que aquello era una "locura".
"Estoy indignada conmigo misma. Me he decepcionado y, lo que es peor, he decepcionado a otros. La gente me admiraba por haber perdido todo ese peso (en el programa de televisión)", comentó la actriz, que nuevamente ha iniciado un reality show sobre su vida, 'Big Live' en el que combina su rutina familiar con su dieta. Arrepentida, Alley manifestó que durante el tiempo que estuvo engordando negaba su propia realidad.
"Cuando ganamos peso, nos autoconvencemos de lo que hacemos con mentiras inimaginables. En 2008, mi peso comenzó a subir y me digo 'Oh, aún tengo buen aspecto con 68 kilos. También con 70. Estoy también bien con 75. Algunos de mis vestidos aún me sirven con 80 kilos', y nadie te dice que estás gorda", indicó.
La actriz señaló que la Iglesia de la Cienciología, de la que es miembro, fue de gran ayuda para poner freno a su desmesurado aumento de peso. "La Cienciología te ayuda a perder tus trastornos. Una de las claves es decir 'eres responsable de tu vida. Eres responsable de todas las condiciones en las que te encuentres'. He sido irresponsable en muchas, muchas ocasiones y eso ha resultado en mi gordura", dijo.