Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lady Gaga se despide de Japón ligera de ropa

Lady Gaga en un momento de su concierto benéfico en Tokio. Foto: APtelecinco.es
La extravagante cantante, de 24 años, ofreció anoche un concierto en Tokio a favor de la lucha contra el Sida envuelta en un velo blanco y dejando ver parte de su anatomía, rodeada de hombres en ropa interior.
Gaga, que arrastró multitudes de fans durante sus conciertos en Kobe, Yokohama y Tokio, dentro de su gira Monster Ball, pidió en una entrevista con la agencia local Kyodo que los japoneses hablen más sobre el Sida y "pongan el tema sobre la mesa, no bajo ella".
"Yo canto sobre sexo, visto sexy, pero quiero que mis fans se respeten a sí mismos", dijo en relación a la necesidad de utilizar protección en las relaciones sexuales para evitar el contagio.
La controvertida cantante se marcha hoy de Japón, donde llegó el pasado día 13 con una cohorte de cien personas y veinte guardaespaldas, a lo que se sumaron dos aviones y 50 camiones encargados de transportar los escenarios de su gira musical.
En un nuevo arranque de extravagancia, Lady Gaga tomó un marcador a su llegada a Tokio para garabatear mensajes en su bolso blanco de Hermes, valorado en más de 6.000 dólares, en el que durante el viaje añadió nuevas frases, para luego colgar las instantáneas en su perfil de Twitter.
Lady Gaga dejó a un lado el lujo para tener experiencias japonesas relacionadas con la gastronomía, como hacer sushi, degustar shabu-shabu o comer soba (tallarines) de pie en un restaurante de paso en la estación de Tokio.
La cantante, a la que se compara con Madonna, la reina del pop, organizó conciertos en Kobe, donde ante 6.000 personas se atrevió a gritar alguna expresión en japonés, y Yokohama, en cuyo concierto se congregaron 12.000 personas.
En Japón Lady Gaga realizó acciones promocionales para una marca de cosméticos, participó en un programa de la televisión japonesa y dedicó tiempo a visitar "Disney Sea" en las cercanías de Tokio, uno de los más populares parques de atracciones del país