Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lavar la fruta y la verdura y no romper la cadena de frío de los alimentos para evitar intoxicaciones

La Conselleria de Salud del Gobierno Balear ha realizado este miércoles una serie de recomendaciones a la población sobre cómo conservar y manipular correctamente los alimentos en verano para evitar intoxicaciones alimentarias, como lavar y desinfectar la fruta y la verdura o no romper la cadena del frío de los alimentos.
En un comunicado, la Dirección General de Salud Pública y Consumo ha explicado que la mayoría de las intoxicaciones alimentarias son causadas por una mala manipulación o una conservación inadecuada de los alimentos.
Por ello, ha aconsejado también manipular los alimentos de manera adecuada, conservarlos refrigerados correctamente y no romper la cadena del frío.
Así, ha explicado que las frutas y las verduras frescas son alimentos sanos y saludables, pero pueden estar contaminadas por microorganismos procedentes de la tierra o del agua de riego, o bien pueden haberse contaminado después de la recolección, durante la manipulación, el transporte o el almacenaje. Por ello recomienda lavarlas y desinfectarlas antes de consumirlas, sobre todo si se comen crudas.
Antes de empezar a preparar los alimentos aconseja lavarse bien las manos, porque son el vehículo habitual de transmisión de microorganismos y, a la hora de cocinar, dice que es necesario asegurarse de que el interior del alimento llegue a la temperatura adecuada -para evitar intoxicaciones en general es necesario que llegue a 70 ºC en su totalidad-.
Además, si se recalienta un alimento cocinado previamente y refrigerado o descongelado, todas sus partes deben llegar al menos a 70 ºC durante un mínimo de 15 segundos. Y es mejor recalentar solo la cantidad que vayamos a consumir, porque los recalentamientos sucesivos aumentan las probabilidades de provocar una toxiinfección.
Una vez cocinados, es necesario conservar en frío los alimentos que no se vayan a consumir inmediatamente. No obstante, en los casos de la mayonesa hecha en casa y de las cremas elaboradas con huevos frescos, es necesario consumirlas inmediatamente y rechazar los restos.
Cuando se prepare comida para una excursión a la montaña o a la playa, hay que evitar los alimentos que contengan huevo, salsas o cremas, y hay que tirar los restos. Además, es importante llevar siempre agua envasada.
Si se adquieren productos que necesiten refrigeración o congelación, conviene transportarlos a casa lo más rápido posible. Para descongelar los alimentos se deben dejar dentro del frigorífico durante 24 horas o bien con el microondas utilizando la opción de descongelación. No es un método seguro dejar los alimentos en una superficie de la cocina o dentro del fregadero para que se descongelen a la temperatura ambiente, ya que esto permite el desarrollo rápido de bacterias.
Una vez descongelados, los alimentos se deben descongelar el mismo día. Además, no se debe congelar de nuevo un alimento que se haya descongelado, ya que las sucesivas congelaciones le restan calidad y facilitan que se contamine.
Finalmente, la Dirección General de Salud Pública recomienda no comprar productos de procedencia desconocida o sin etiquetar, ya que pueden provenir de empresas no reconocidas legalmente y pueden haber sido preparados en condiciones higiénicas no seguras.