Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luz verde al proyecto de Ley de para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes el proyecto de Ley para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, mediante el cual se regula de forma expresa esta materia y se dota a la Administración General del Estado de un mecanismo para proteger las manifestaciones que integran el Patrimonio Cultural Inmaterial. El proyecto será remitido al Congreso de los Diputados para comenzar su tramitación como proyecto de ley.
Según ha explicado el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, con este proyecto legislativo se da cumplimiento a la Convención de Salvaguarda del Patrimonio Inmaterial de la UNESCO de 2003, ratificada por España en 2006.
Wert ha indicado que el patrimonio cultural inmaterial es el conjunto de tradiciones orales, artes del espectáculo, usos orales, de rituales, de fiestas, de conocimientos que se transmiten oralmente, de artesanías especiales que no tienen un soporte material o cuyo principal valor no es la existencia de ese soporte material, pero que son un factor de diversidad cultural y una defensa de un patrimonio cultural importante en esta época de globalización.
El ministro justifica la creación de esta normativa porque la Ley de Patrimonio Histórico del año 1985, aunque incluye algunas menciones al patrimonio etnográfico, se concentra en la protección del patrimonio cultural "convencional" y "material". Sus estrategias son en algunos casos "radicalmente distintas" a las que se aplican al patrimonio inmaterial.
En esta ley se incluyen manifestaciones como las que la UNESCO ya reconocido en su catálogo y que tienen un carácter inmaterial, tales como 'la patum de verga', y otros que no tienen este reconocimiento y que por su especial naturaleza, su "condición interterritorial" (es decir, no pertenecer a una sola comunidad autónoma) y a los que por tanto no es fácil dotar de este "elemento de salvaguardia".
JOTA, TRASHUMANCIA Y FIESTAS DE SAN JUAN
Algunos ejemplos son "la trashumancia, la jota, la improvisación oral, las fiestas de San Juan, los autos sacramentales o las producciones artesanales como el esparto. Wert ha precisado que no entraría en esta ley la tauromaquia porque es objeto de un tratamiento singular en la ley aprobada en noviembre 2013 y tiene su "régimen propio".
La Ley de para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial supondrá la posibilidad de que cuando el elemento patrimonial a proteger forme parte del patrimonio de más de una comunidad o cuando sea preciso coordinar el tratamiento por mas de una comunidad se tenga "garantizada la salvaguardia", tal y como ha indicado.
Además, el ministro ha matizado que se habla de salvaguardia y no de conservación porque tiene "estrategias que no solo son distintas sino incluso opuestas". En este sentido, ha puesto como ejemplo la manera en que se conserva una catedral, que es mantenerla en el estado en el que se hallaba cuando fue construida. En cambio, una tradición que evoluciona a medida que lo hacen el arte o la habilidad de sus portadores, se permitirá que sean los portadores quienes determinen el desarrollo.
La ley procura serie de estrategias que incluyen la investigación, documentación y conservación también de soportes materiales, la formación, la promoción, la difusión y fórmulas de cooperación con las comunidades autónomas.
Según ha precisado Wert, se trata de cubrir un hueco normativo sin interferir en la competencia propia de las comunidades autónomas, unas competencias que se desarrollan en términos de "concurrencia no excluyente". Asimismo, ha añadido que se usarán los recursos de los que dispone la Administración.
El ministro ha destacado los efectos económicos que tiene el patrimonio cultural, que atrae a un 14 por ciento de los turistas que acuden a España (7,5 millones de personas) lo que supone una aportación de alrededor de 7.500 millones de euros.