Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llega a España el primer láser que destruye la grasa de forma no invasiva en 25 minutos

El director médico de la Clínica Menorca, el doctor Ángel Martín, ha presentado 'Sculture', el primer láser diodo lipolítico que llega a España, no invasivo y no quirúrgico, para tratar la grasa localizada en 25 minutos y aprobado por la Administración de Medicamentos y Alimentos Americana (FDA, por sus siglas en inglés).
La longitud de onda que emplea (1.060nm), según han explicado desde la Clínica Menorca, "focaliza el tejido adiposo, no la melanina ni la dermis, y penetra alcanzando la grasa subcutánea a nivel profundo, destruyéndola por calentamiento entre 42 y 47ºC, provocando un daño irreversible de las células grasas que el cuerpo se encarga de eliminar de forma natural por rutas metabólicas".
El láser lipolítico 'SculpSure' está específicamente diseñado para pacientes con un buen estado de salud y con un índice de masa corporal inferior a 30. "No es destinado para grandes adiposidades ni personas obesas, está indicado para cúmulos grasos localizados, grasa subcutánea en flancos, abdomen, cintura, muslos y caderas básicamente", han informado.
No está recomendado realizarse el tratamiento durante el embarazo o lactancia; si se tienen lesiones abiertas o heridas, pues la piel debe estar en perfecto estado; si existe hernia abdominal; si el paciente tiene desórdenes neuropáticos como sensibilidad cutánea reducida o neuropatía diabética; si hay historial de inmunosupresión, desórdenes de deficinecia inmune, incluyendo infección VIH, sida, o toma de medicación inmunosupresora; si se está llevando a cabo tratamiento de anticoagulantes, antiplaquetarios, trombiolíticos o anti-inflamatorios, ni dos semanas antes del tratamiento de los mismos; si existen desórdenes de coagulación; o si el paciente tiene en su historial formación de cicatrices queloides.