Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llegan a España tres niños haitianos junto a sus familias adoptivas

Rafita, Bedelyn y Esther ya están en España. Les han recogido sus padres adoptivos en Filadelfia, la ciudad a la que fueron evacuados huyendo del terremoto. Sus padres adoptivos los conocieron en septiembre, y en febrero tenían que completar la adopcion. Hoy sienten un gran alivio después del susto que vivieron al conocer el terremoto:
"Fue horrible -nos confesaba una madre- en el momento en que vimos el terremoto dijomos ¡Nos hemos quedado sin nuestro niño".
El terremoto los ha traido antes de tiempo. Atrás dejan todo un calvario.
Los pequeños parecían felices. En Barajas los hemos visto jugar con sus primeros regalos, comienzan a disfrutar su nueva vida.
La prisa no es una buena idea
La Comisión Europea (CE) se ha mostrado prudente respecto a acelerar las adopciones de niños haitianos que estaban en curso antes de la catástrofe, una iniciativa que han anunciado ya países comunitarios como Italia y Holanda.
"La prisa en las adopciones no es una buena idea", asegura el portavoz de la CE para Justicia e Interior, Michele Cercone. Añade en unas declaraciones que el papel del Ejecutivo comunitario en esta materia se limita a "proteger los derechos de los niños".
La semana pasada, durante la reunión informal de ministros de Justicia de los Veintisiete en la ciudad española de Toledo, el titular de Justicia holandés, Ernst Hirsch Ballin, anunció que su país va a facilitar las adopciones de niños haitianos que han perdido a toda su familia tras la catástrofe. En concreto, su país ha levantado los procedimientos de inmigración que deben seguir los niños haitianos que vayan a ser adoptados, un trámite que puede extenderse durante años.
Así, un primer avión con 106 niños haitianos viajó a Holanda a finales de la pasada semana, y aunque la mayoría de ellos ya estaban asignados a familias holandesas, catorce de ellos no lo habían sido.
Otros países comunitarios dijeron que van a acelerar las adopciones de niños haitianos que ya estaban siendo tramitadas.
España prohíbe terminantemente la adopción de niños de países en guerra o que hayan sufrido catástrofes de cualquier tipo, y tan sólo aprueba las adopciones que ya estaban en trámite antes de la catástrofe.   LA