Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ludópatas

En España 800.000 personas no pueden vivir sin la emoción extrema que les provocan los juegos de azar en el cuerpo. Las tragaperras son el inicio de un camino que termina en bingos, casinos y partidas clandestinas destruyendo y dominando a la persona que, a su vez, aniquila la estabilidad de los seres queridos que le rodean.
Reconocer el problema es un paso que, desafortunadamente, no todos logran dar. Además de acudir a terapia, curarse pasa por autodenunciarse en los bingos, casinos y casas de apuestas.
Automáticamente estos salones de juegos están obligados a no dejarle entrar.
Pero, aún así, superar la tentación es tarea difícil ya que muchas salas no cumplen la normativa y se aprovechan de estos enfermos que para ellos son un negocio garantizado.
Un equipo de reporteros ha acompañado a un ludópata denunciado y ha comprobado de primera mano cómo le incitan a jugar y cómo hay locales sin escrúpulos que le permiten la entrada incluso arriesgándose a que una inspección les clausure el negocio.