Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luis Aller crea un mosaico experimental de Barcelona en 'Transeuntes'

"El espectador es más listo de lo que piensa la industria", ha manifestado este lunes el cineasta Luis Aller, director de la película 'Transeuntes', un mosaico social de la ciudad de Barcelona a mediados de los años 90 que se estrena el próximo 29 de enero.
Según ha explicado durante una entrevista concedida a Europa Press, tardó más de dos décadas en poner fin a esta película, que cuenta en su extenso reparto con actores como María Galiana, Sergi López, Santiago Ramos o Roger Coma.
Esta cinta, hecha en su mayoría en 35 mm, ha contado con el "máximo número de formatos posibles para conseguir el caos y el choque visual" que pretende su director, en un intento por mostrar lo "efímero" de la vida de cientos de seres humanos en su devenir particular.
El rodaje de esta película comenzó en 1993 y plasma la vida de la ciudad de Barcelona entre 1993 y 1994, un momento de crisis fuerte que aborda asuntos que de forma paralela se viven en la actualidad, tales como los "desahucios", "desempleo" o la pobreza. "Vestimos de manera diferente pero lo sustancial del ser humano no ha cambiado", ha dicho.
En sus palabras, este proyecto surgió por el deseo de probar una manera de hacer cine que está en "desuso: el intento de mezclar los procesos de guion, edición y montaje".
"PELÍCULA DEMOCRÁTICA"
En palabras del director, ese "solapamiento" era "muy interesante" porque la película se realiza como algunos poemas urbanos de los años 20, tales como 'Berlín. Sinfonía de una gran ciudad' (1927), de Walter Ruttmann, o 'El hombre de la cámara' (1929), de Dziga Vertov.
Aquí, además, Aller plantea el filme como una "película democrática", donde todos los personajes entran "con la misma voz", a diferencia de las habituales películas, de carácter "aristocrático". El resultado es un "caleidoscopio" en el que se propone una "mirada sobre todas las mezclas posibles que puedan darse en una ciudad".
A pesar del carácter experimental de 'Transeuntes', esta Aller destaca que esta película no tiene vocación de ser elitista ni minorías, sino de llegar al mayor número de personas. A su juicio, los espectadores aceptan "cualquier cosa que esté bien construida" y se motiva con historias diferentes.
En este sentido, cree que en muchas ocasiones se idiotiza al espectador. "Cuando los alumnos que solo han visto cine hecho en Hollywood descubren a cineastas como Fassbender o Fellini no comprenden que pueda haber cine así", ha indicado.
"La globalización está bien para unas cosas pero para otras está fatal", ha señalado Aller, quien echa de menos cine autóctono y distinto, porque a veces el cine de Polonia, Brasil y Los Ángeles solo se diferencia en los paisajes y el idioma, no en el lenguaje cinematográfico, a diferencia de otras épocas. Por ello, afirma que busca una "individualidad" que represente su momento y su entorno.
Si Aller tuviera que referirse a un cineasta que ha incidido directamente en esta película ese sería John Ford, porque en 'Transeuntes' uno de los elementos importantes es la "dimensión épica".