Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lukoil insta a Rusia a cooperar con la OPEP

Rusia debería cooperar con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) con el objetivo de reducir la oferta de crudo en los mercados y permitir así la recuperación de los precios del petróleo, según sostiene el vicepresidente de la petrolera rusa Lukoil, Leonid Fedun, en una entrevista con la agencia Tass.
"En mi opinión, Rusia debería, en caso de adoptarse una decisión política, trabajar conjuntamente con la OPEP para reducir el suministro del mercado", apunta el ejecutivo de la mayor petrolera privada rusa, quien considera "especialmente necesario un ligero descenso de la producción del país este año".
En este sentido, Fedun reconoce que la industria esperaba este descenso el año pasado, aunque finalmente no ocurrió como consecuencia de la devaluación y el número de empresas activas, dando como resultado, muy al contrario, un nuevo récord.
"Es mejor vender un barril de petróleo a 50 dólares que dos a 30 dólares", afirma el ejecutivo ruso. "Estamos casi al final (de la caída)", apunta Fedun, quien señala que lo ocurrido en el sector tras la decisión de la OPEP de no fijar una cuota le recuerda a "una estampida de una manada de animales huyendo del fuego".
De este modo, considera que cuando la OPEP tenga seguridad sobre la protección de su cuota de mercado, entonces tomará la decisión de reducir la producción. "Esto podría ocurrir en la próxima reunión de la OPEP en mayo o el verano", añade.
Por otro lado, el ejecutivo de Lukoil destaca que cuando la OPEP desencadenó su guerra de precios "pensaban que las compañías estadounidenses abandonarían rápidamente el mercado y el superávit de crudo de acabaría pronto", pero no tuvieron en cuenta que estas firmas contarían con un apoyo financiero tan fuerte y calcula que entre "dos y tres docenas" de las empresas de 'shale oil' de EEUU sobrevivirán.
"Así que la buena noticia es que ha resultado que hay mucho petróleo y la mala noticia es que el crudo ya no será una prioridad estratégica. El precio subirá lentamente y con lentitud también aumentará la producción", apunta Fedun.
No obstante, el vicepresidente de Lukoil admite que "aún puede empujarse a la baja el mercado", aunque subraya que no tiene sentido económico, sino desde el punto de vista de la especulación.