Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lula da Silva aplaude durante su toma de posesión como ministro de la Casa Civil

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha jurado hoy su nuevo cargo como ministro de la Casa Civil, cartera de mayor importancia en el Ejecutivo brasileño. El Palacio de Planalto, donde ha tenido lugar el acto de juramento, ha estado acordonado por agentes policiales para aislarlo de las protestas que a esa misma hora se estaban produciendo fuera del recinto.

"Vergüenza", gritó alguien al principio del acto oficial. El público, en bloque, se dio la vuelta y enfrentó al espontáneo al grito de "No habrá golpe", uno de los lemas que está lanzando la izquierda estos últimos días. La decisión de la presidenta Dilma Roussef ha sido muy polémica porque sobre el exmandatario pesan sospechas de corrupción. Paralelamente al juramento de Lula da Silva, el juez de Brasilia, Itagiba Catta Preta Neto, acaba de anunciar la anulación de manera cautelar del nombramiento del expresidente brasileño.