Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luque se inventa una oreja

Luque, que lo intentó primero con un manso sin clase que nunca humilló, tuvo la virtud de meter al público de nuevo en la tarde con el animal que cerró plaza, un ejemplar alto y largo que embistió sin descolgar y al que el torero ya bordó un quite por delantales de gran mérito antes de aprovechar muy metido entre los pitones las reticentes arrancadas de su oponente en un trasteo de gran seguridad, serenidad y firmeza coronado de una estocada contraria.
"Me he jugado la vida. Sabía que para arrimarme me iba a valer. No me había embestido hasta ahora ningún toro y estoy contento porque al menos he podido demostrar que no he venido a pasar la Feria.", ha asegurado el diestro sevillano.
Sebastian Castella también pudo obtener premio del segundo, un ejemplar que a su evidente mansedumbre unió transmisión y profundidad en su embestida. Después de una laboriosa y premiosa brega, el francés logró sujetarlo en terrenos de tablas, y llevándolo muy embebido en el trapo logró hilvanar dos series con la derecha de mucho ajuste y emoción. Su fallo a espadas le privó de mayor premio. El quinto fue un sobrero de Gavira que también manseó en varas antes de acometer descompuesto y defendiéndose en el último tercio.
Manuel Jesús 'El Cid' se marchó en blanco de la Feria tras pasaportar un ejemplar abanto en los primeros tercios, que acabó rajándose en los albores de la faena, y un cuarto astado noble y soso al que veroniqueó con lucimiento antes de comprobar que embestía con poca entrega en la muleta.
Decimotercer festejo de abono de la Feria de Abril.
Cinco toros de El Puerto de San Lorenzo, el segundo como sobrero, bien presentados, de distintas hechuras pero en el tipo de su encaste, mansos en distinto grado y de pocas opciones de lucimiento. Un sobrero de Gavira en quinto lugar, serio, hondo manso y descompuesto. En el arrastre recibieron respectivamente: silencio, pitos, pitos, silencio, pitos y silencio. Manuel Jesús El Cid, silencio en su lote; Sebastián Castella, ovación tras aviso y silencio tras aviso y Daniel Luque, silencio y oreja tras aviso.