Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La M.O.D.A.: "Los grupos tienen la obligación de no acomodarse"

La Maravillosa Orquesta del Alcohol (La M.O.D.A.), joven banda formada en Burgos hace apenas cinco años, protagonizará este próximo sábado 14 de mayo su concierto más multitudinario en Madrid, con las entradas agotadas desde hace semanas en La Riviera, una sala a la que llegan después de haber ido dando todos los pasos naturales del crecimiento, desde tocar ante 25 personas en su primera visita.
"La primera vez que vinimos a Madrid había 25 personas en Ritmo & Compás, pero la segunda ya cien en Clamores. Después fuimos una vez a El Sol y volvimos para hacer tres fechas. Luego llegamos a la Joy y ahora La Riviera, todo muy progresivamente", explica a Europa Press el vocalista y guitarrista David Ruiz, quien añade que siempre han avanzado "sin pensar en lo que estaba por venir, solo centrados en escribir temas y disfrutarlo".
Sobre su cita del sábado en La Riviera, Ruiz confiesa con indisimulable orgullo que están en un "momento dulce", que es fruto de haberle dedicado "mil horas" el grupo: "Vemos cómo cada vez hay más público y más interés por lo que hacemos. Hemos dado 250 conciertos en cinco años. Hay bandas que tocan más pero estamos muy contentos, ha ido todo muy gradual".
Para celebrar este momento dulce que coincide con su quinto aniversario, La M.O.D.A. ha publicado el EP Ojalá, que incluye una versión del clásico de Silvio Rodriguez del mismo título, junto a tres canciones de su último álbum, La primavera del invierno, revisitadas con la colaboración de músicos invitados. La grabación tuvo lugar entre los días 23 y 26 de febrero en los estudios Cal Pau (Barcelona), con Santi García a los mandos.
"Se ha pasado el tiempo volando", admite el acordeonista de este septeto burgalés, conocido como Joselito Maravillas, quien aprovecha para recalcar que para ellos "la música es lo más serio" de sus vidas. Asiente sin dudarlo Ruiz ante las palabras de su compañero, añadiendo que, a pesar de su corta vida, siempre intentan reinventarse y no ofrecer lo mismo: "Los grupos tiene la obligación de currárselo y no acomodarse".
"Hay que romperse un poco la cabeza y encabronarte porque no sabes qué va a ser lo siguiente", subraya Ruiz, antes de recalcar que "lo único que se le puede exigir a un grupo es que haga lo que le dé la gana y que sea sincero". "Luego no juzgamos porque desconocemos las motivaciones de cada uno. Pero mola que haya riesgo y nos exigimos que haya inconformismo, porque los grupos que nos han influido son así".
INFLUENCIAS MUY VARIADAS
Con esta filosofía, no extraña que huyan de las etiquetas y recalquen en todo momento que ellos escuchan "de todo", ya que, según plantea Ruiz, "es bonito que te venga una señora mayor a un concierto y luego su nieto que no ha salido de Judas Priest". "Sin que hayamos inventado la rueda, es genial poder hacer una versión de Silvio Rodríguez sin pensar en lo que vaya a pensar la gente", destaca el vocalista.
Tras definirse como un "grupo de música acústica con instrumentos poco habituales", ambos integrantes de La M.O.D.A. conceden que "si hay que quedarse con una única etiqueta sería rock n' roll", para después puntualizar entre risas que quizás también valga "música de guitarras de tradición norteamericana".
"Pero escuchamos muchos más estilos, por ejemplo también rap. Yo creo que se dicen más cosas y más interesantes, que la gente dice más de sí misma y pone más carne en el asador en otros estilos como en el rap que en la música de guitarras, que parece que nos hemos habituado a cierto fórmula cómoda en la que no decimos todo abiertamente", reflexiona Ruiz.
Para concluir, la pareja confiesa que les gustaría tocar más en el futuro por Europa y América, algo que van a "hacer seguro" de aquí a poco. Y lo afirman ambos con tanta seguridad que lo más sencillo es creérselo y tomarles tan en serio como ellos mismos se toman en serio lo que hacen. "No somos cirujanos, pero sabemos que la música tiene mucho poder de influir en la vida y en el día a día de los demás. Porque a nosotros nos ha pasado", sentencia Ruiz.