Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Madonna, en los tribunales por una hija adoptiva

La 'Reina del Pop', en Malawi y junto a su primer hijo adoptivo mientras espera para adoptar una niña de cuatro años. Foto: APtelecinco.es
La cantante, a sus 50 años, no le teme a la justicia de Malawi ni a las críticas. Acompañada de sus hijos en el país, ha comparecido ya ante el Tribunal Superior de Lilongwe, capital de Malawi, para iniciar el procedimiento judicial de una segunda adopción en este país, según informó la Agencia de Prensa Africana (APA). Madonna ha pedido al Tribunal que le autorice a adoptar a la niña. Éste ha iniciado el proceso y fuentes de la agencia señalan que "si todo va bien, el asunto puede estar resuelto antes de una semana".
Madonna aterrizaba el pasado domingo en Malawi para presentarse el lunes en la audiencia que revisa el proceso de adopción de Mercy James, una niña de cuatro años que vive en el mismo orfanato del que adoptó a David, hace ya un año. Llegaba rodeada de prensa y junto a su hija Lourdes, de 12 años.
Según publicaba el Daily Mirror, la cantante se negaba a hablar sobre el motivo de su viaje y a dar eco a las críticas que rodean el proceso. "Esto no es de su incumbencia", declaraba desafiante a la prensa. Se limitó a comentar que era "asombroso" retornar a un país donde administra una organización de caridad y donde adoptó el año pasado a su hijo David, de tres años de edad. Desde entonces se encuentra en la aldea de Chinkhota, donde llegó con una caravana de por lo menos tres camionetas hasta que se instaló en un lujoso hotel de la zona.
A la espera de firmar los documentos que den por aceptada la adopción de Mercy James, la cantante está siendo duramente criticada por sortear las leyes de la región en materia de adopción, que establece que los no residentes en el país no pueden adoptar niños malauíes. Según la BBC, Madonna declaró recientemente al periódico malauí "Nation" que quería el apoyo de las autoridades. Ella cree que David, al que adoptó junto a su entonces marido Guy Ritchie en 2006, debería tener un hermano o hermana de Malawi. Y si aquella adopción ya suscitó polémica, esta parece ser aún más criticada, tanto por familiares de la niña como por distintas organizaciones.
Los parientes de la pequeña han cedido a la adopción a regañadientes, viéndo imposible criar de Mercy tras la muerte de su madre en la adolescencia y cinco días después de su nacimiento y sin conocer la identidad del padre. Según publica el Daily Mirror, su tío Pedro Baneti dijo que ellos nunca quisieron dejar a Mercy. "Ella es parte de nuestra familia. Mi madre y mi hermano dijero tres veces que no al orfanato cuando nos ofrecieron a Madonna". "Ahora se nos ha convencido y creemos que Mercy James puede tener una mejor y más saludable vida en otro lugar del mundo con esta rica mujer blanca". IM