Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Madrid se queda con todo

La administración 146 de la Calle Bravo Murillo estallaba en júbilo cuando Yahaira Gonzaga y Alicia Rodríguez cantaban el primer premio del Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad. El 78.294, 'El Gordo' más alto de la historia caía íntegramente en Madrid, igual que el segundo, que lo hacía en Getafe. En la capital han tocado casi todos los premios mayores.
11:38 horas de la mañana. En el primer alambre de la séptima tabla, Yahaira y Alicia se convertían en las nuevas 'niñas de la suerte', reemplazando a Brandon Cabrera, que cantó 'El Gordo' el año pasado. Este año, tampoco se ha ido de vacío: ha cantado tres quintos y el tercer premio, el 10.104.
El 78.294, dotado con tres millones de euros en cada serie, es el primer premio más alto de la historia del sorteo extraordinario de Lotería. Hasta ahora el récord lo tenía el 'Gordo' de 1999. Casualidades de la vida, justo ahora hace una década. El número era el 65.379.
Además, el 'Gordo' acaba en cuatro, uno de los reintegros que más veces ha salido en la historia de la Lotería y que, junto al número seis, ha salido en veintiséis ocasiones. Hacía 18 años que un primer premio de la Lotería de Navidad no se vendía íntegramente en Madrid.
'Las niñas de la suerte' no se quedarían sólo en el 'Gordo'. También daban el segundo premio a las 11:41 de la mañana. El 53.152 tocaba íntegro en la administración El Trébol, la número 10 de la madrileña calle de Getafe. En la calle Doña Romera, número 8, El Trébol también ha vendido uno de los quintos premios, el 51.972.
La séptima tabla, la más afortunada
Yahaira y Alicia comenzaron a cantar a las 11:36 con buenos augurios, ya que en 2008, Brandon Cabrera cantó 'El Gordo' en la misma tabla. Los buenos augurios se cumplían, de nuevo con el primer premio, con el segundo y con un quinto, el 6.679.
"Ni nos imaginábamos que íbamos a cantar todos estos premios. No teníamos ni idea", afirman tímidas las dos niñas que han llevado la alegría a miles de casas. Una petición a los premiados: regálenles algo. Se lo merecen. Por si acaso cala la demanda, ellas tienen claro lo que quieren: "un reloj" para Yahaira. "Un vídeo" para Alicia.
"Alegría, alegría. Soy Camila, tengo nueve años y he sacado el gordo", afirma la pequeña cuando los medios le preguntan que qué sienten. Ella ha sido la encargada de extraer el premio del bombo. "Estaba nerviosilla. Mi padre me ha dicho esta mañana que iba a ser la agraciada". Alejandro, el único chico, dice que si fuera él el ganador del premio, se compraría "un juego de la play o un mp3".
50 años después, ¡premio!
Una de las anécdotas ha llegado desde Barcelona. En la administración número 60 del barrio del Turó de la Peira ha tocado el 31.821, uno de los quintos. A ese número juegan cada año, desde hace cincuenta, un grupo formado por una decena de personas. La persistencia, al final, les ha recompensado.
"Te hace mucha ilusión porque los conoces", aseguraba Marta Maldonado, titular de la administración. Maldonado explicó que los abonados no se quedaron los diez décimos que tenía, y que los tres o cuatro últimos que le quedaban los vendió en ventanilla, ayer mismo a personas anónimas: "Alguno no sabrá ni que le ha tocado".
Salvo el primero, el segundo y uno de los cuartos, el resto de premios han estado muy repartidos, con lo que hoy será una larga jornada de celebraciones para muchos. El resto, celebremos al menos el día nacional de la salud.
JNP