Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Manolo el del Bombo' vuelve a casa por enfermedad

'Manolo el del Bombo´, el seguidor más representativo de la selección nacional, ha regresado a España por enfermedad, aunque tiene la ilusión de poder regresar para la final si el equipo de Vicente del Bosque se clasifica y si todo va bien y se recupera.
Manolo, Manuel Cáceres, de 61 años, llegó a Sudáfrica con toda la expedición de la selección española y arrastra desde hace más de una semana un fuerte resfriado del que no consigue recuperarse y que incluso se ha agravado.
Aunque ha estado varios días encerrado en su habitación del hotel de Potchefstroom para recuperarse, las salidas a los partidos y el frío reinante en las noches sudafricanas le han hecho recaer y no recuperarse.
Anoche mismo volvió a recibir la visita del médico de la selección española, Óscar Luis Celada, y esta mañana, a la vista de que no sentía mucha mejoría tomó la decisión de regresar para ponerse en manos de sus médicos en Valencia.
´Manolo´ indicó justo en el momento de la partida hacia Johannesburgo que, al margen de la gripe, lo que más le preocupa es que tose mucho y le repercute en la zona del bajo vientre donde ha sido operado en seis ocasiones de una hernia.
Muy dolido y emocionado, señaló que nunca "había estado malo", y que se iba con mucha pena de su octavo Mundial, más en este momento en el que España está a un paso de hacer historia y meterse en semifinales.
El representante del ´jugador número 12´ de la selección española, uno de los seguidores más conocidos en el mundo de fútbol, ataviado siempre con su equipación roja, con su bombo y su cachirulo, explicó que en el último partido ante Portugal se puso varias camisetas y varios pantalones, pero puntualizó que "cuando suena el himno me tengo que poner en manga corta".
Celada le recomendó reposo durante varios días. Pero mañana mismo hay un nuevo desplazamiento, en este caso corto de unos 120 kilómetros a Johannesburgo, y con ello empeoraría de nuevo su salud.
Por lo tanto, optó por regresar, ser examinado detenidamente en vez de quedarse en la habitación sin poder estar en el Ellis Park y con la dura incógnita de su estado de salud.
Hoy, poco antes de la 15.00 horas, tomaba el vehículo del adiós a Sudáfrica entre el dolor por no poder seguir junto a su equipo, a la selección española, pero ilusionado en que todas las revisiones sean positivas, se pueda recuperar con rapidez y tenga la opción de vivir por fin una gran alegría de la Roja, porque cree que el conjunto de Del Bosque es "muy bueno y va a llegar lejos".