Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mark Owen reconoce que lucha contra el alcoholismo desde hace una década

Mark Owen, la estrella de Take That, lleva luchando contra el alcoholismo una década. Además, ha admitido, a sus 38 años, que se ha tenido que disculpar con su esposa por haber hecho muchas cosas a sus espaldas. Owen, que hasta ahora había tenido una imagen limpia dentro del grupo, se ha mostrado decepcionado por el dolor que le ha causado a su mujer y sus amigos con sus líos de faldas con, al menos, 10 mujeres.
La estrella del pop y su mujer, Emma, tienen dos niños y aunque se casaron el pasado octubre mantienen una relación desde hace cinco años. En unas declaraciones al diario The Sun reconoció que ha estado con varias mujeres durante su relación con Emma. Ahora, se ha definido a sí mismo como un "imbécil" y ha revelado que ha intentado tratar su problema con un terapeuta. 
El cantante ha explicado que ha discutido su problema con sus compañeros de la banda, Gary Barlow, Jason Orange and Howard Donald, y ha pedido consejos al ex miembro de Take That, Robbie Williams, que luchó también contra su adicción al alcohol y las drogas.
El cantante -que ya había reconocido ser un habitual consumidor de cannabis- ha explicado que su problema con el alcohol llegó a ser muy serio. "Me costó reconocer el problema, pero llegó el momento en el que Emma me pidió que lo dejara", ha comentado el cantante, quien ha explicado que esperaba que sus hijos se acostaran para coger la botella.
Owen ha reconocido que bebido no era la misma persona y que era "una pesadilla" convivir con él en estado de embriaguez. "Tengo claro que quiero dejar absolutamente la bebida", ha sentenciado.
Refiriéndose a sus líos ha dicho que no quiere utilizar la bebida como excusa, pero ha dicho que ha estado bebiendo "por el sentimiento de culpa, quizás la bebida era la forma de tratar el sentimiento de culpabilidad". Una de sus aventuras fue con una contable, Neva Hanley, con quien estuvo cuatro años. El último encuentro entre ambos fue en un hotel de Londres un mes antes de su boda.
El resto del grupo nunca supo nada de la relación con Hanley. Owen asegura que ha gastado miles de libras en ayudar financieramente a su amante.
Owen le ha hablado a su mujer esta semana de sus problemas. Cree que su confesión les ayudará a salir adelante porque quiere "estar con su esposa para toda la vida''.