Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Matador o matadora de toros?

Era solo una niña cuando prometió a su abuelo que quería ser torera de mayor; y a los quince abandonaba el ballet para comenzar a hacer sus primeros pinitos en las plazas. Lo que despertaría la desconfianza y las burlas de quienes no quieren que este mundo, tradicionalmente de hombres, cambie ni se abra mínimamente al paso del tiempo.
Pero Conchi siempre ha querido "estar ahí abajo y saber lo que se siente con el toro delante". Esta novillera es consciente de las rigideces de su sector y de las dificultades que tendrá que vencer para salir adelante. Paradójicamente atribuye la decisión al toro: "Es el que pone a cada uno en su sitio". Muchos quedarán probablemente sorprendidos.