Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mel Gibson habla con Britney Spears por las noches

Mel Gibson está en uno de los peores momentos de su vida. Tras ser acusado de maltrato a su ex mujer, Oksana Grigorieva, no rechaza el apoyo que Britney Spears le está mostrando. La relación entre ambos surgió en 2008, cuando Mel le ayudó a superar su ruptura con el paparazzi Adnan Ghalib. Desde entonces, el actor y la cantante han estado muy unidos en los momentos difíciles.
Según informa Contact Music, el actor, de 54 años, ha estado recibiendo regularmente llamadas telefónicas de Britney Spears, de 29, después del mal momento que la cantante atravesó en 2008 y que fue acrecentado por los medios de comunicación. Una fuente cercana a Gibson contaba a In Touch Weekly Magazine que "Mel ha estado hablando mucho con ella. Hablan por teléfono todo el rato, frecuentemente a altas horas de la noche".
La fuente lo explicaba así a la revista: "Mel fue una de las pocas personas que ayudaron a Britney a salir adelante cuando ella estaba en lo más bajo y ella cree que él es un hombre estupendo y cariñoso". Quizá Britney sea la persona más indicada para ayudar al actor, ya que ha pasado por momentos parecidos, en especial hace poco, cuando su guarda de seguridad la acusó de maltratar a sus hijos. "Britney quiere que la gente le dé (a Mel) una segunda oportunidad, tal como él se la dio a ella cuando todo el mundo le dio la espalda".
Después de lo que revelaba esta fuente, Mel Gibson ha querido confirmar la noticia y admitía que quiso ayudarle porque creía que nadie más querría hacerlo: "Es una buena chica. Simplemente estaba pasando un mal bache. Tú ves chavales que conoces de la industria. Simplemente sentí que esta pobre chica iba a ser lapidada y pensé 'me gustaría saber si alguien se está haciendo cargo de ella', así que le llamé y ahora ella está haciendo lo mismo por mí".
Mientras este mutuo apoyo se consolida, Mel recibió el miércoles una visita de los servicios sociales en Los Angeles para comprobar si es cierto lo que asegura su ex mujer, Oksana, que decía que el actor le había golpeado a ella y a su hija de 8 meses, Lucia.