Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Menéndez-Salmón: "Buena parte de la literatura ha sido concebida al amparo de la locura"

El escritor Ricardo Menéndez-Salmón ha asegurado que "buena parte de la literatura ha sido concebida al amparo de la locura", recordando que en muchos casos el uso de este término "enmascara extraordinarias manifestaciones de la voluntad y del genio".
Menéndez-Salmón ha mostrado su visión respecto a la enfermedad mental en una entrevista con Europa Press antes de su participación del 11 al 15 de agosto en un curso sobre literatura y locura organizado por Fundación Manantial en la Universidad Menéndez Pelayo.
Así, ha explicado que su interés por la locura en las letras viene de lejos. "Ya desde mi segunda novela, 'Panóptico', el asunto de la relación locura/cordura me ha interesado. En particular, las investigaciones de Foucault al respecto han sido uno de los aspectos más fecundos en mi formación como creador", ha señalado.
Según el escritor, la clave del asunto está en la instancia que decide qué es locura y quién merece ese calificativo. "La historia de la locura, la recepción de la idea de locura a lo largo del tiempo, es una de las manifestaciones más evidentes del poder que poseen quienes detentan el discurso para reconfigurar la realidad a su antojo", ha apuntado.
En este sentido, aboga por un tratamiento de esta enfermedad a través de los medios "lo más clínico y frío posible". A su entender, a día de hoy los enfermos mentales se reflejan "casi siempre como un fenómeno de feria, alguien que inspira nuestra compasión y al tiempo pone en marcha prejuicios difíciles de extirpar".
Menéndez-Salmón ha destacado algunas obras como ejemplos de "especial interés" en esa relación entre locura y literatura. Entre ellos, 'La campana de cristal', de Sylvia Plath, y 'Un ángel en mi mesa', de Janet Frame, así como la trilogía de John Franklin Bardin, el autor de 'El percherón mortal', 'El final de Philip Banter' y 'Al salir del infierno'.