Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Messi se suma al caos de Maradona

Maradona se fue del Mundial goleado por Alemaniatelecinco.es
Ni Maradona en el banquillo, ni Leo Messi en el campo evitaron el fracaso de Argentina en Sudáfrica. Rodeado de centrales reconvertidos y sin centro del campo la 'albiceleste' jugó partida todo el campeonato. Defensas por un lado y delanteros por otro, sin nadie que llevase el balón de un lado a otro. Un patrón de juego suficiente hasta que llegó Alemania.
Argentina se fue del Mundial humillada y goleada por Alemania en los cuartos de final. El 4-0 final no fue lo peor para el equipo de Maradona. La 'albiceleste' se olvidó de los centrocampistas el día en que los germanos le dieron una lección en la medular.
Nada más concluir el repaso germano, a Messi se le vio llorar dentro y fuera del campo. El astro argentino se presentó en Sudáfrica como mejor jugador del mundo y se fue como un juguete roto en manos de un equipo sin alma.
Argentina disputó el campeonato con un equipo partido. Por un lado los defensas y por otro los delanteros. En el centro del campo sólo estaba Mascherano. Di María y Jonás son extremos reconvertidos y entre sus vitudes no está precisamente crear fútbol.
Durante la fase de grupos y ante rivales menores a Argentina le bastaba con su compromiso en la cancha y la pegada de Higuaín y Tévez para ir sumando triunfos. En octavos de final frente a México, un gol en fuera de juego escandaloso allanó el camino.
Maradona, Messi y Argentina se plantaron en cuartos de final por inercia. El rival Alemania venìa de golear a Inglaterra y el partido se presentaba como una final anticipada. No hubo partido. A los dos minutos un gol de Muller pus por delante a la selección de Löw. Desde entonces todas las carencias de la 'albiceleste' salieron a la luz.  El centro del campo alemán dominó a placer a demasiados jugadores fuera de sitio.
Las lágrimas de Messi, los paseos sin rumbo en la zona técnica de Maradona y las caras de frustración de pesos pesados como Heinze denotaban un nuevo fracaso de la 'albiceleste' en un Mundial. Hasta el punto que horas después del partido 'El Diego' declarón no querer seguir al frente de la selección.
Desde el 86, Argentina parece haberlo probado todo, con técnicos tan alejados como Bielsa y Maradona, sin haber avanzado nada. El presidente de la Federación, Julio Grondona, no quiere que siga Maradona, pero no se atreve a proclamarlo: pese a la derrota, Diego sigue siendo una religión en su país.