Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miedo al dengue, la malaria y otras enfermedades infecciosas en Haití

El gran seísmo del pasado día 12 de enero dejó más de 170.000 muertos en Haití y muchas de las víctimas aún no han podido ser enterradas. A esto hay que sumarle las pésimas condiciones higiénicas de los supervivientes, muchos instalados en campos. En Haití crece el miedo a las enfermedades infecciosas y de este miedo se contagia la vecina República Dominicana.
Por eso, el Gobierno de la República Dominicana ha decidido activar el sistema de alerta epidemiológica en la frontera para evitar posibles brotes de enfermedades contagiosas. El ministro de salud, Bautista Rojas Gómez, dijo que la alerta se mantendrá el tiempo que sea necesario para evitar que dominicanos y haitianos resulten infectados.
Asimismo, anunció el reforzamiento de las medidas preventivas ante un eventual brote de dengue, malaria, leptospirosis, y rabia, tanto en la capital de Haití, Puerto Príncipe, como en las provincias fronterizas. El funcionario aseguró que la República Dominicana "no escatimará esfuerzo" para "alivianar" el impacto "desastroso" que el terremoto ha provocado en la población haitiana.
"Los hospitales, centros de primer nivel de atención y el personal médico dominicano de esa zona (en la frontera) estarán al lado del pueblo haitiano de manara solidaria y sensible", aseguró.
Vuelos medicalizados de EEUU
Por su parte, Estados Unidos ha anunciado que reanudará hoy los vuelos militares para el traslado de heridos graves de Haití a territorio estadounidense.  
Los vuelos se suspendieron el pasado miércoles tras una disputa sobre el pago de los gastos por la atención a los pacientes y la capacidad de los hospitales, tras una carta que envió el gobernador de Florida, Charlie Crist, pidiendo ayuda al gobierno federal. 
"Después de haber recibido garantías de que la capacidad adicional existe, tanto aquí como entre nuestros socios internacionales, hemos determinado que podemos reanudar los vuelos con los heridos críticos", dijo en un comunicado un portavoz de la Casa Blanca, Tommy Vietor. 
Cientos de damnificados del terremoto han sido evacuados para ser tratados en Estados Unidos, la mayoría a hospitales de Florida.