Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Mónaco, el circuito por excelencia para el piloto"

Fernando Alonso tiene buenas sensaciones de cara al Gran Premio de Mónaco. El español espera que en el trazado monegasco, Renault de por fin la sorpresa ("Aquí siempre hay equipos que la dan. Nosotros mismos lo hicimos en 2004"). Para ello, la clasificación del sábado "será fundamental". Respecto a las previsiones meteorológicas, prefiere que no llueva: "Sin el control de tracción sería una locura".
El español guarda buenos recuerdos del circuito de Montecarlo. En él consiguió la victoria en 2007, con McLaren, y en 2006 con Renault. Para Alonso, Mónaco es un circuito muy interesante, donde se viven "sensaciones diferentes. Es el circuito por excelencia del piloto. Por la leyenda de Mónaco, es un circuito en el que los pilotos cuentan más que en otros. En ese sentido, Alonso se muestra "confiado"
El abanico de posibilidades se abre en esta carrera y las quinielas se amplían. Alonso lo sabe y quiere aprovecharlo: "En Mónaco siempre hay equipos que pueden dar la sorpresa. Nosotros lo hicimos en 2004. Teníamos un coche para hacer un séptimo puesto y al final Trulli ganó la carrera", recuerda Alonso, que también realizó una gran carrera aquel año, hasta que Ralf Schumacher le hizo chocar contra el muro del túnel y no pudo terminar.
Alonso sabe que la clasificación del sábado es primordial: "El primer día no nos jugamos nada, pero el sábado habrá mucho estrés". No en vano, en Mónaco salir desde las primeras filas es importantísimo. Desde 2004, el piloto que consigue la 'pole' gana también la carrera.
Otro de los puntos que tiene en vilo a las escuderías es la predicción meteorológica, que anuncia lluvia para el domingo. Alonso ha afirmado que las previsiones de Renault, por el momento, no dan agua, aunque si llueve, la carrera será una lotería. Y más aún sin el control de tracción: "Será una locura".
JNP