Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montes (Unesa) dice que los consumidores tendrán que cambiar sus hábitos para poder ahorrar

Advierte de que "va a ser muy difícil" a todos los agentes llevar a cabo nuevas inversiones por la caída de la retribución
El presidente de la Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa), Eduardo Montes, ha señalado este jueves que para que el pequeño consumidor pueda ahorrar en su factura eléctrica con la implantación del nuevo sistema de fijación precios debe cambiar sus hábitos de consumo para adecuarlos a las franjas horarias más baratas. Así, "se comprueba que a partir de las 21.00 horas, cuando todos llegan a casa, el precio sube, por lo que habrá que poner la lavadora o ver la televisión a las 18:00 horas o a las 2:00 de la madrugada".
Montes ha realizado esta reflexión durante la conferencia 'La situación del sector eléctrico después de la reforma' dentro de la jornada 'Los costes energéticos como factor de competitividad', organizada por Cierval, a la que también asistió el conseller de Economía, Industria, Turismo y Empleo, Máximo Buch.
Al respecto, ha considerado que este sistema de fijación de precios en la tarifa para el pequeño consumidor en función del mercado es "bueno" porque Unesa es un "firme defensor de la liberación total del mercado". "Si es un primer paso está bien, pero complejo es sin duda", ha señalado.
En ese sentido, ha explicado que para que el nuevo modelo suponga un ahorro para los pequeños consumidores, una vez estén instalados todos los contadores de discriminación horaria, deben consultar en la página web de Red Eléctrica los nuevos precios horarios de la electricidad para poder consumir cuando sea más barata.
Montes ha recalcado que la patronal "no puede hacer nada" para que se reduzca esta factura ya que ha explicado que la energía eléctrica es "barata" comparada con Europa, pero que los costes regulados fijados por la Administración, "un problema que es heredado del Gobierno anterior", en parte por las primas concedidas para las renovables, ya que es "una barbaridad técnica y política hacer las cosas mal y en un momento inadecuado", son los "más altos de Europa".
"Y contra eso no podemos hacer prácticamente nada", ha señalado. De hecho, ha cuantificado que un 38% del recibo eléctrico es para cubrir el gasto del sistema, pero que el 62 por ciento restantes son los costes fijados por la Administración, por lo que ha criticado que se quiera "demonizar" a las eléctricas.
Asimismo, ha argumentado: "en España más que pobreza energética lo que hay es pobreza después de una crisis terrible y para eso hay impuestos que pagamos en cantidad y la utilización de esos impuestos es lo que puede ayudar a requilibrar". "Nosotros como empresas privadas poco podemos hacer", ha reiterado.
Además, ha recordado que "una parte importantísima" de los accionistas de las grandes eléctricas son "jubilados y fondos de pensiones", que "han metido sus ahorros para tener un resultado y no se les puede quitar de ninguna manera".
GRAVES DAÑOS
Montes ha explicado que, tras "las barbaridades técnicas" cometidas por el anterior Ejecutivo, el "análisis" realizado por el Gobierno de la situación actual es "válido" porque "ha cogido el toro por los cuernos" y es "el mismo" de Unesa, pero ha aclarado que no pueden estar de acuerdo con las medidas que se han tomado. Así, ha lamentado que "ha perdido la ocasión de hacer una verdadera reforma y se ha hecho un intento de atajar el déficit de tarifa, que era el gran problema del sistema" ya que ascendía a 30.000 millones.
Sin embargo, ha constatado que los nuevos impuestos que les ha implantado "dañan enormemente la situación económica" de sus cinco empresas y les han hecho "un daño tremendo de 7.000 millones en dos años", lo que les ha obligado a aplicar "una serie de medidas muy duras en algunas centrales". "Es difícil ser competitivo mientras no haya una reducción de los costes regulados", ha evidenciado.
Al respecto, ha advertido de que ante esta caída de la retribución "va a ser muy difícil" a todos los agentes llevar a cabo nuevas inversiones, lo que puede repercutir en la calidad y en las redes. Así, ha reprochado que a las distribuidores les exija "una garantía de 99,99 por cien, de forma que no puede fallar, pero hacen una reducción importantísima de la retribución, lo que nos va a llevar a dificultad de inversión en la distribución".