Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Museo del Inodoro muestra retretes de todos los tiempos y culturas

Urinarios de todos los estilos. Inodoros victorianos o reales, utilitarios o cuidadosamente adornados son parte de la muestra del singular Museo Internacional del Retrete, en Nueva Delhi. No es una exhibición caprichosa o snob, sino que sirve para denunciar que 2.500 millones de personas carecen de acceso a los servicios sanitarios en el mundo.
Muestras auténticas, réplicas e imágenes de diferentes retretes y abarca desde la antigua civilización del valle del Indo hasta las últimas aportaciones niponas al cada vez más sofisticado arte del excusado pueden verse en este museo que ya tiene miles de visitantes.
Una de las piezas más interesantes que el visitante puede encontrar es una réplica de un trono real con un inodoro camuflado desde el que el monarca Luis XIV de Francia atendía sus audiencias al tiempo que podía relajar tensiones corporales.
Junto al trono, sorprenden por su carácter utilitario sillones de cuero con orificios que desembocan en cubos de metal, utilizados en otro tiempo por jugadores de cartas que no querían perder ni un segundo en minucias higiénicas durante el transcurso de sus dilatadas partidas.
Otro de los retretes que el catálogo destaca es el de una mesa de madera con un evacuatorio de loza escondido, empleado antaño por la nobleza europea que, cuando salía de cacería, podía usarla para aliviar la llamada de la naturaleza.
El museo exhibe además otros reseñables ejemplos de trabajada factura como urinarios decimonónicos ornamentados con pequeñas esculturas y trabajadas filigranas o elegantes piezas victorianas de cerámica engalanadas con diferentes motivos florales.
Pero detrás de los detalles pintorescos del museo subyace otra realidad, la de los 2.500 millones de personas que carecen de sanitarios en el mundo, la mitad en el sur de Asia.
Al final de la visita guiada al museo delhí, el visitante se topa con una cita de Lucinda Lambton: "El aseo es amigo íntimo de todos nosotros y debemos honrarlo como tal. Es innegable que es un glorioso trono que nos hace reír con placer, ¿por qué entonces minimizar su importancia, convirtiéndolo en un mal necesario?".
Cómo surge el Museo Internacional del Retrete
El fundador de la ONG Organización Internacional Sulabh de Servicios Sociales, Bindeshwar Pathak, ha tenido esta idea para remover conciencias.
Su entidad se dedica desde 1970 de instalar aseos tanto domésticos como públicos para mejorar la situación de salubridad de la población de la India."Pensé: ya que he trabajado durante muchos años en este campo, por qué no hacer un museo del retrete, que no está disponible en ningún otro lugar del mundo".
Pathak no perdió tiempo y escribió a un centenar de embajadas de diferentes países en la capital india. Recibió respuesta de 61 que aceptaron colaborar con este museo y ahora son parte de la colección que se agrupa por orden cronológico.ZA