Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Naomi Campbell agrede a un cámara tras una entrevista

Naomi Campbell ya ha demostrado sobradamente que todo lo que tiene de guapa, lo tiene de malhumorada. Una periodista de la ABC americana, le preguntó si era verdad que había recibido un diamante de Charles Taylor, ex- presidente de Liberia. Naomi contestó a la pregunta afirmando tajantemente que ella no había recibido ningún diamante y que no iba a hablar sobre ese tema. Previsiblemente, la periodista continuó insistiendo sobre el tema, esta vez afirmando que Taylor le habría regalado la piedra depués de que cenasen juntos. "Cené con Nelson Mandela" respondió Naomi antes de levantarse para golpear la cámara y abandonar la entrevista.
Charles Taylor era un dictador, y actualmente se le juzga en la Corte Penal Internacional por crímenes contra la humanidad, después de los asesinatos de miles de personas en Sierra Leona entre los años 1997 y 2001. Fue la actriz Mia Farrow la que destapó que el dictador le regaló un "enorme diamante" a Campbell en 1997 durante una cena en la casa de Suráfrica de Nelson Mandela a la que había sido invitada. Farrow, que era otra de las invitadas de esa noche, declaró que "no se te olvida cuando una amiga te cuenta que le regalaron un diamante enorme en medio de la noche"
Además, la Corte de La Haya acusa a Naomi Campbell de no cooperar en el juicio contra Charles Taylor, ya que se niega a ser interrogada acerca del supuesto regalo que éste le hizo, lo que sería de gran ayuda para la justicia, puesto que podrían encontrar por fin un vínculo entre el ex- dictador y la posesión de diamantes en bruto.
En el año 2008 la top-model culminó su espiral de violencia cuando atacó a dos policías en el aeropuerto londinense de Heathrow, y un año antes, fue condenada a realizar servicios para la comunidad por agredir con un teléfono a su asistenta Ana Scolavino. Esta sentencia también la obligaba a asistir a unos cursos programados para controlar sus ataques de ira, pero no parecen haber resultado muy didácticos para Naomi.