Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Natalie Portman se pasa al lado salvaje

Natalie Portman se pasa al lado salvaje. La actriz, una de las más deseadas y versátiles del panorama hollywoodiense. Nunca antes habíamospodido verla como aparece en la revista V, con un look que discrepa mucho del sencillo estilo al que nos tiene acostumbrados. En la entrevista habla de su próxima película y de la tórrida escena de sexo que está dando de qué hablar.
Mario Testino, fotógrafo de gran parte de las campañas de Benetton, ha sido el encargado de retratar a una Portman con una apariencia bastante parecida al look de Rihanna, la cantante de Barbados.
 
(MIRA LAS FOTOS DE LA ACTRIZ CON SU NUEVO LOOK)

Luciendo un tupé al estilo años 80 y vestida de cuero, tachuelas y cadenas sobresalen sus ojos color miel con sombra de ojos marrón chocolate y una amplia raya de eye liner difuminado.
La protagonista de V de Vendetta presume de una mirada más felina que nunca saca a relucir su vena más rockera. Así ha posado en una serie de fotos para el número de noviembre de la revista V Magazine, para la que también habló sin tapujos sobre su carrera cinematográfica, así como su primera escena lésbica en el cine.
Black Swan, su nueva película y su visión de los desnudos en el cine
En Black Swan, su último trabajo junto al director Darren Aronofsky, Portman interpretará a una bailarina de ballet que mantiene una extraña relación de rivalidad con una compañera, cuya identidad no sabe si es una aparición sobrenatural o el fruto de una mente perturbada.
Será con Mia Kunis, su compañera de reparto en esta película con la que Portman compartirá, además, una escena bastante subidita de tono.
En cuanto la grabación de esta escena, la actriz afirmó: "La escena de sexo no es obscena, es extrema". La actriz israelí explica además sus reparos a la hora de desnudarse ante una cámara.
A Natalie Portman se le conocen hasta el momento dos escenas subiditas de tono: un striptease en Closer que poco dejaba entrever; y un seductor desnudo de perfil en Hotel Chevalier -dirigido por Wes Anderson como introducción a Viaje a Darjeeling.
"No estoy en contra del desnudo en una película, pero sí estoy en contra de las páginas que fomentan la pornografía. Lamentablemente si te prestas a grabar escenas con poca ropa, corres el riego de que las incluyan en sus webs, ya que estás dando material a unas páginas de mierda que explotan tu imagen", añade.
En cuanto a su trabajo, la actriz explica que para llegar a ser alguien en el mundo de la interpretación "tienes que tener el deseo de conseguirlo.
La ambición puede llegar a ser una palabra peyorativa o mal percibida, pero en este gremio es más importante que en cualquier otro".
La próxima vez que podamos ver a esta actriz será el año que viene, cuando presente su último trabajo cinemátográfico, Black Swan.