Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En Navidad, mucho rímel y nada de turrón

Cuando toca apretarse el cinturón y elegir cuidadosamente en qué gastar el dinero, sentirnos bien por fuera prima sobre los caprichos del paladar. De cara a la Navidad la venta de productos cosméticos ha crecido más de un 25 por ciento, mientras que las previsiones para la industria del turrón y demás dulces navideños no son nada alentadoras: los españoles comeremos dos millones de kilos menos de estos productos.
En plena Gran Depresión, entre 1929 y 1933, la venta de cosméticos crecía mientras que la producción industrial caía un 50 por ciento. Ahora, a punto de vivir otra Navidad en crisis, aumentan las compras de cosmética y caen las de productos navideños. Parece ser que se cumple el dicho de que "al mal tiempo, buena cara".
Las dependientas de perfumerías y productos de belleza lo tienen muy claro. "La gente necesita reafirmar su personalidad y su seguridad, y donde encuentran esta reafirmación es sintiéndose bien, viéndose guapos", asegura una de ellas. Las clientas, ante todo mujeres, tienen claro que "el pasar por la peluquería, el maquillarse" es como la transformación del Ave Fénix.
Poner un poco de color a las mejillas parece ser, según la sabiduría popular, que ayuda a alegrar a los bolsillos, y la prueba está en las últimas cifras de ventas. Mientras la venta de pintalabios, coloretes y sombras de ojos ha crecido más de un 25 por ciento, la industria del turrón espera prevé que sus ventas caigan estrepitosamente. Comeremos dos millones de kilos menos de turrón este año. IM