Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'El Niño' sigue siendo el icono de La Roja

Un año después de la primera experiencia de la selección española en Sudáfrica, los días previos al estreno en el Mundial 2010 demuestran que Fernando Torres sigue siendo el icono de La Roja, desatando la locura entre los pocos aficionados que disfrutan del fútbol en Potchefstroom.
España tiene su cuartel general en una pequeña localidad que vive con menor intensidad el Mundial. Sin infraestructura como para ser sede de partidos y con más afición por el deporte rey de Sudáfrica, el rugby, antes que por la estancia de la campeona de Europa de fútbol.
Entre los pocos aficionados que acuden a diario con pequeñas banderas rojigualdas al campo de entrenamiento de la Universidad del Noroeste donde se ejercita España, hay un jugador que centra su atención: Fernando Torres.
No hay un día en el que el capitán Iker Casillas no firme autógrafos en el corto camino que separa el terreno de juego del hotel, con un humilde vestuario de por medio. Hoy también lo hizo Fernando Torres y desató la locura.
Demuestra que la Premier es la competición más seguida en el mundo. Es la fuerza de una Liga organizada, con horarios televisivos establecidos desde el primer partido de cada competición y una proyección mundial que la hace estar a años de luz del resto. Llega hasta Sudáfrica. Hasta el país del rugby que se engancha por un mes al fútbol, un deporte que consideran de pobres.
La imagen de Torres entró en una nueva dimensión desde que fichó por el Liverpool. En un segundo se encontró con imágenes suyas en el club inglés, grandes pósters que firmó o una réplica de las botas que estrena para el Mundial. El 'Niño' sigue siendo icono español en Sudáfrica.