Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Niños fumadores

Quieren hacerse mayores antes de tiempo y con un cigarro en la boca tratan de consumir su infancia calada a calada. En España cada vez se fuma más y antes. A los trece años los niños tienen su primera experiencia con el tabaco y a los catorce ya están enganchados. Así lo confirma un informe de la Sociedad Española de Neumología. A partir de los 100 cigarros un joven fumador casual empieza a sentir la dependencia de la nicotina, ésa es la frontera que marca la adicción.
Los alrededores de colegios e institutos dan cobijo a jóvenes que al terminar su jornada escolar se echan a la boca el tan ansiado cigarro.
Laura con 14 años o Luis con 15 matan los nervios que les ha provocado no fumar desde las 9 de la mañana, la hora en la que entraron en clase, consumiendo en apenas diez caladas un Marlboro.
Cada día liquidan un paquete y se lo financian gracias a la paga semanal que tienen asignada. "El problema es que todo se me va en tabaco, apenas me queda para chuches o pipas", dice Laura.
No tienen edad para comprarlo, pero aún así no tienen problemas para conseguirlo. Hay locales que se saltan la ley y se lo venden. Se arriesgan a multas que pueden alcanzar los 120.000 euros.
Un equipo de reporteros ha sido testigo de ello. Existen tiendas de alimentación que no tienen licencia para vender tabaco que se lo sirven y bares en los que el mando de control no funciona y sus responsables hacen la vista gorda cuando los menores compran las cajetillas.
En España cada año mueren más de 53.000 personas por culpa del tabaquismo que es la principal causa de muerte en nuestro país. "Cada vez estamos viendo más casos de jóvenes con cáncer de pulmón, enfisema o bronquitis crónica", nos comenta Carlos Jiménez, coordinador del área de tabaquismo de la Sociedad Española de Neumología.
Una de las mejores medidas para acabar con esta tendencia es aumentar el precio del tabaco: "es una medida sanitaria muy importante porque ayuda a que los fumadores dejen de fumar y que los jóvenes no se inicien.
Está comprobado que cuando en un país se suben los precios de las labores de tabaco, inmediatamente se obtiene una disminución de los fumadores y de las enfermedades asociadas al tabaco".
Quieres denunciar una situación o enviarnos alguna sugerencia? Contacta con nuestro equipo de Reporteros en los teléfonos 91/395 93 08 - 91/395 95 41 o mándanos un email a reporteros@informativost5.com. Gracias por tu colaboración.