Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama y Biden se escapan a comer hamburguesas ante la incredulidad de la prensa

No sé sabe si Barack Obama es un presidente fuera de serie o esto es sólo una estrategia populista. El mandatario estadounidense y su vice, Joe Biden cansados de la comida que prepara el Chef de la Casa Blanca han decidido comer fuera. Quizá estás pensando que se fueron a un restaurante de moda o de comida creativa. Quién sabe si al sucesor de Bush, tan modernillo con eso de la Blackberry, le va el alimento microbiótico. ¡Pues no! Los dos hombres más importantes de EEUU se metieron en la limousina presidencial para ir a un local de Arlington en Virginia especializado en preparar hamburguesas tallas XL. Ellos, sin embargo, políticos en fin, han sido discretos en su pedido. Hamburguesas normales, eso sí con bastante mayonesa y Ketchup, como todo estadounidense que se respete. Obama y Biden conversaron entre la curiosidad de los periodistas y pagaron sus 6.95 dólares cada uno. Después regresaron en su coche blindado a conversar con Simon Peres, el líder israelí que los esperaba en la Casa Blanca.