Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ontiveros advierte en Enerclub del problema de una energía cara en Europa

El presidente de Analistas Financieros Internacionales (AFI), Emilio Ontiveros, ha advertido este miércoles del problema de una energía más cara en Europa que en los países competidores, así como del debilitamiento de la confianza en este sector tras varios años de crisis.
Ontiveros realizó estas consideraciones en la celebración del 'X aniversario de Cuadernos de Energía' del Club Español de la Energía (Enerclub), en presencia de destacados directivos del sector energético, incluido el consejero delegado de Endesa, Andrea Brentan.
En su conferencia, el también fundador de AFI repasó la situación económica general en Europa, la región más "bancarizada" del mundo, y se mostró partidario de políticas encaminadas al crecimiento, entre ellas las de estimulación de la demanda, frente a las recetas que "acentúan la recesión" y "derivan en anorexia". "Sin crecimiento no se pagan las deudas", resumió.
Antes de exponer estas ideas, aludió al actual "contexto de falta de confianza en los agentes económicos sobre el discurrir de la zona euro", especialmente apreciable en sectores como el energético, donde "el grado de afección y percepción no está en su mejor momento".
Dentro del sector energético, lamentó las "políticas contradictorias" a nivel europeo, la "ausencia de estímulos" comunitarios y los "obstáculos competitivos" provocados por el alto precio de la energía. "Tener el principal input a precios elevados no es bueno", consideró.
Ontiveros citó además al comisario europeo de Energía, Günther Oettinger, para recordar que "las políticas nacionales no bastan para conseguir una recuperación económica sólida y conservar el bienestar".
En este sentido, lamentó la fragmentación no solo en la aplicación de políticas energéticas en Europa, sino de otro tipo. Frente a una crisis "genuinamente americana", Bruselas tardó en dar un mensaje de unidad que evitase los desequilibrios financieros y la alta "mortalidad" de empresas "por asfixia de falta de demanda o de falta de crédito".
Los "titubeos" y la "tardanza en reacción" agravaron un problema cuyo origen no es tanto la deuda pública como el endeudamiento privado y el "bucle diabólico entre las finanzas públicas y el sector bancario", señaló.
FRAGMENTACIÓN PENALIZADA.
Ontiveros también aludió a la actual "paradoja" por la que los tipos de interés en los mercados son tres veces inferiores al inicio de la crisis, a pesar de que el inventario de deuda pública es tres veces superior. "Lo que los mercados estaban penalizando era el riesgo de fragmentación, frente a la forma de actuar de las autoridades estadounidenses", señaló.
Como receta, se mostró partidario de "más Europa" y de una mayor unidad bancaria para avanzar en la salida de la crisis. En el ámbito energético también reclamó una política común que permita resolver el "trilema" del sector, que es la obtención de una energía lo más competitiva, autóctona y medioambientalmente sostenible posible.