Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE reclama paralizar los proyectos de fracking en Cantabria y Burgos, y prohibirlas en todo el país

El PSOE ha registrado en el Congreso dos proposiciones no de ley para instar al Gobierno a que paralice los proyectos de prospecciones por fractura hidráulica --el llamado 'fracking'-- autorizados en la provincia de Burgos y en Cantabria, y que promueva una modificación legislativa para prohibir el uso de esta técnica en todo el país.
Los textos, que recoge Europa Press y que serán debatidos en las comisiones parlamentarias de Industria y de Agricultura y Medio Ambiente, se hacen eco de la "alarma social" que estos proyectos han despertado en las zonas afectadas y cumple con el compromiso electoral del PSOE de favorecer un "modelo energético diferente" que se base en la eficiencia y las renovables, según ha explicado la portavoz parlamentaria de Energía del PSOE, Pilar Lucio.
Así, la propuesta relativa a los proyectos en Burgos apela al "rechazo claramente mayoritario" que han suscitado para reclamar "como mínimo" una reflexión previa a cualquier decisión, ya que los beneficios económicos "nunca demostrados" repercutirían únicamente en las empresas mientras los efectos medioambientales "adversos, ya detectados", recaerían en el territorio.
SUSPENSIÓN CAUTELAR
Por ello, se exige al Ejecutivo que "suspenda cautelarmente" los permisos concedidos en la provincia, que impulse modificaciones legislativas para paralizar otros proyectos de este tipo, y que paralice y prohíba en todo el país cualquier proyecto o permiso relacionado con el fracking', incluidos los de investigación.
La diputada burgalesa Esther Peña ha explicado a los medios que espera que esta iniciativa sea la "definitiva" para terminar con la fractura hidráulica en todo el país, y ha exigido al PP que deje de "titubear" y de "hacer el paripé" de votar en contra de esta técnica en unas instituciones y fomentarla después desde el Gobierno central. "Éste es el momento para que se retraten de manera real", ha añadido.
Ánder Gil, senador socialista por Burgos, también ha subrayado que los proyectos que ya están autorizados en su provincia son "la punta de lanza de la industria del 'fracking' para promover otras prospecciones" en otras regiones, por lo que si su propuesta sale adelante sentaría un "precedente necesario y muy importante para pararlos", tal y como ya han hecho otros países "también dependientes energéticamente" como Francia o Polonia.
Además, ha subrayado que este tipo de prospecciones suponen una "amenaza" para zonas donde la economía y el empleo dependen de forma muy importante de sectores como la ganadería o el turismo rural.
EL PP DE CANTABRIA LO RECHAZA
Por su parte, la iniciativa parlamentaria que se debatirá en la Comisión de Agricultura parte de la declaración institucional que todos los partidos, incluido el PP, respaldaron la pasada legislatura en Cantabria oponiéndose a esta técnica y reclamando medidas para convertir a la región en "territorio libre de 'fracking'".
"Hay otras técnicas, vamos a luchar por las energías limpias, que en Cantabria tiene mucho futuro porque tenemos viento y mar, y también sol. Hay mucha alarma social porque son territorios de pura naturaleza y están muy preocupados porque se va a destrozar un territorio", ha explicado la diputada cántabra Puerto Gallego, recordando que los dos proyectos de investigación que hay en su región ya han recibido incluso el visto bueno del Tribunal Supremo (TS).
Así, su proposición no de ley insta al Ejecutivo a "asumir y aceptar" el acuerdo aprobado por el Gobierno de Cantabria la pasada legislatura, cuando estaba presidido por el 'popular' Ignacio Diego; y a colaborar y apoyar el I+D de energías alternativas y limpias en la región.
Igualmente, piden al Gobierno que paralice la actividad de este tipo de proyectos, suspenda autorizaciones y prohíba nuevas actividades "en tanto no se disponga de informes concluyentes que descarten la existencia de daños ambientales irreparables ligados a esta actividad".
MODIFICAR LA LEY DE HIDROCARBUROS
Los socialistas pretenden que estas dos propuestas sean sólo el primer paso para una reforma de la Ley de Hidrocarburos que prohíba de forma definitiva el fracking en todo el país. Según ha explicado Lucio, que también es secretaria general de Cambio Climático del PSOE, la voluntad de su formación es "iniciar el camino" en los primeros cien días de Gobierno.
En este sentido, cree que sus iniciativas contarán con el respaldo de otras formaciones políticas, con las que ha constatado una gran coincidencia en el modelo energético por el que abogan. De hecho, señala que "dos tercios" del Parlamento se pondrían de acuerdo en este tipo de iniciativas, como ya hicieron por ejemplo con la petición de no reapertura de la central nuclear de Santa María de Garoña hace unos días.