Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pánico al coincidir Tom Cruise y el ex de Katie Holmes en una gala

Tom Cruise era uno de los invitados de honor en la gala de los National Movie Awards celebrados anoche en Londres. Su llegada quince minutos después de empezar la gala, de su deseo de realizar su habitual ritual de quedarse a saludar y firmar autógrafos a sus fans y una amplia lista de exigencia y caprichos, causaron algún que otro quebradero de cabeza entre los organizadores y el equipo de seguridad del evento. Sin embargo, la verdadera preocupación de estos fue que Cruise no coincidiera con el ex de Katie Holmes en la alfombra roja.
"El equipo de seguridad vivió una pesadilla intentando acomodarle por encima del resto de invitados a la gala", asegura un testigo al diario británico Daily Mirror, que informa del "pánico" vivido anoche en el Royal Festival Hall londinense, donde se entregaban los National Movie Awards.
Tom Cruise y su mujer Katie Holmes llegaron con quince minutos de retraso y, aún así, el actor insistió en pararse con sus fans.
Pero lo que más inquietó a los responsables del evento fue la presencia en el mismo evento de Joshua Jackson, ex Katie Holmes, y la posibilidad de que coincidiese con Cruise ante los objetivos de la cámara, algo que no agradaría para nada al protagonista de 'Misión Imposible'.
Cuando los miembros del equipo de Tom se enteraron de que los dos hombres podrían coincidir, trataron inmediatamente de evitarlo. Ordenaron a los organizadores asegurarse que Joshua y su pareja, la actriz Diane Kruger iban a estar sentados lejos de Katie y Tom.
Pero para afortunadamente para Cruise, Joshua fue más puntual (llegó 45 minutos antes que él) y uno de los primeros invitados en llegar a la ceremonia, informa la publicación.
Aún así, Katie prefirió ser precavida y saltarse el encuentro de Tom con sus fans para esperarle oculta en el vestíbulo.
El Mirror asegura además que los miembros del equipo de Tom, que viajaron con él desde Los Ángeles, además pidieron que se reforzara la seguridad en la zona al estilo de la que normalmente se establece para la Reina de Inglaterra, e incluso acompañaron al actor al baño.
Otro capricho de Cruise fue el disponer de dos camerinos mientras que otras estrellas como Gwyneth Paltrow, Orlando Bloom o Emma Watson se conformaron con uno. Pidió además que dispusieran de bandejas de frutas, botellas de agua con los tapones sellados, comida hindú y hasta un nuevo asiento en el retrete.