Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paraguay: táctica y orden y ahora ilusión

El preparador de Rosario, de 47 años y con experiencia en el fútbol español, cuando como jugador militó en el Tenerife en el año 1991, ha sido determinante en el crecimiento de la albirroja. Asumió primero una importante renovación y alteró su fisonomía. El resultado fue convertir a Paraguay en uno de los equipos más fuertes de Sudamérica.

Martino ha sido ya el artífice del histórico trasvase a cuartos del Mundial. El que ha liderado al equipo que ha terminado con el maleficio de los octavos, su techo mundialista. La táctica y el orden son sus principios. Y eso ha hecho a Paraguay un conjunto complicado de batir.

El cuadro guaraní ha alcanzado los cuartos de final con solo un partido ganado, ante Eslovaquia (2-0) y tres empatados. Sin embargo, sólo ha encajado un tanto a lo largo del torneo, el de Italia en la primera jornada, con la que empató a un gol. Frente a Nueva Zelanda y Japón el marcador fue de igualdad sin tantos.

Martino, por otra parte, apuesta por el riesgo. Con tres delanteros, resguardados por tres centrocampistas y cuatro defensas.

Sin embargo, el potencial que advierte España puede hacer replantear la situación al seleccionador de Paraguay, que ya alteró el sistema en el partido del debut, disputado en Ciudad del Cabo frente a Italia.

Entonces, tal y como justificó, Martino optó por solo dos delanteros para reforzar el centro del campo. Dejó en el banquillo a Roque Santa Cruz y dio la titularidad al argentino nacionalizado Lucas Barrios y a Nelson Haedo Valdez, ambos integrantes del Borussia Dortmund alemán.

Es en el ataque donde sus futbolistas tienen más pedigrí. Aparte de estos dos que juegan la liga alemana, Santa Cruz es componente del Manchester City inglés. Óscar Cardozo, los primeros días de concentración lesionado y que siempre ha entrado desde el banquillo, es de la plantilla del Benfica. Edgar Benítez, en el que confía el seleccionador, juega en el Pachuca.

Pólvora para paliar la baja de su referente en la fase de clasificación, Salvador Cabañas, que víctima de un disparo en la cabeza en un local de México y principal ausencia guaraní en Sudáfrica. La salud del atacante es uno de los acicates del equipo en el Mundial. Siempre está presente.

Martino puso en escena a tres delanteros en el resto de partidos. Contra Eslovaquia, ante Nueva Zelanda y también en el de octavos ante Japón.

Sin embargo, ninguno de sus artilleros ha visto puerta hasta ahora. Los tres goles corresponden a dos centrocampistas, Enrique Vera y Cristián Riveros ante Eslovaquia, y el central Antolín Alcaraz frente a Italia.

Martino puede renunciar a un atacante contra España, a la que respeta profundamente dado su potencial. Igual que contra Italia. Sin embargo, ha dosificado a sus futbolistas de ataque y las posibilidades ante el conjunto de Vicente del Bosque son amplias.

No tiene dudas el preparador argentino en la zaga. Carlos Bonet es el lateral derecho y Antolín Alcaraz, que juega en el Brujas y ha superado su lesión y Paulo Da Silva, del Sunderland, son fijos en el centro de la defensa. También Claudio Morel, titular en todos los partidos, en el lado izquierdo. Enrique Vera y el organizador Cristián Riveros son la base del mediocampo. Sobre ellos gira el resto de la medular. También Víctor Cáceres, que se perdió el choque contra Japón a causa de la acumulación de tarjetas.

Si Martino renuncia a los tres atacantes, Aureliano Torres, ahora lesionado o Edgar Barreto podrían disponer de su oportunidad. Justo Villar, del Valladolid, es titular en la meta.