Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Parecía que había que dar la Copa a España" antes de jugar

El seleccionador argentino, Diego Armando Maradona, se refirió a los problemas que atraviesa España en el Mundial de Sudáfrica y señaló que la derrota contra Suiza les bajó los humos porque "parecía que había que darles la copa y jugar los demás por el segundo puesto".
"Escuché en la televisión española que tienen que lograr la clasificación como sea y parecía que había que darles la copa a España y los demás jugar por el segundo puesto", aseguró Maradona, quien opinó que los de Vicente del Bosque no tendrán problemas para estar en octavos.
"En el fútbol pasa a menudo que el equipo chico se agranda con el grande", afirmó.
También se refirió a otras favoritas. "En Italia, si no entran debe montarse un escándalo, un quilombo", bromeó, mientras que "Alemania está tranquila porque le tocó un sorteo beneficioso".
El seleccionador argentino indicó que el Mundial "está calentando motores" y que al final estarán todos los favoritos.
Aunque rechazó que se sienta favorito para ganar el Mundial, Maradona afirmó que el que más le ha gustado por el momento es su equipo "por el hecho de ser sólido atrás y atacar permanentemente".
Confesó haber sufrido una "desilusión" con Francia, "porque por el valor de sus jugadores se pensaba que tenía que estar más arriba".
En cuanto a Brasil, "dicen que no juega bien pero define los partidos cuando tiene que definirlos y por eso sigue siendo el gran favorito".
Cuando le pidieron que comparara el gol del brasileño Luis Fabiano ante Costa de Marfil, que se ayudó con la mano, con el que el propio Maradona marcó a Inglaterra y que fue bautizado como "la mano de Dios", el seleccionador albiceleste marcó diferencias.
"Éste fue con el brazo. Es muy evidente porque hay doble mano. Lo tragicómico es la sonrisa del árbitro después. Yo no vi al árbitro reirse cuando le hice el gol a Inglaterra. Tenía dudas, miraba al línea, a la gente para que le diera una mano. Ayer se sale riendo", afirmó.