Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pepe Reina lo sabía

La victoria sufrida de la selección española ante Paraguay se empezó a gestar en el minuto 57 justo cuando Iker Casillas detenía el penalti lanzado por Cardozo. Pero podemos ir más atrás para entender mejor porqué Casillas se lanzó hacia su izquierda y detuvo el lanzamiento.
El pasado 1 de abril el Liverpool de Pepe Reina se enfrentaba en la ida de cuartos de final de la Europa League ante el Benfica. El equipo portugués remontó el 0-1 con el que se adelantaron los 'Reds' con dos penaltis marcados por el susodicho Cardozo. Las penas máximas fueron chutados de forma exactamente igual al penalti que el paraguayo lanzó en el choque de cuartos ante España. Fue entonces cuando sucedió.
Era un jueves, jueves santo. Pepe Reina, experto en parar penaltis, no pudo olvidar los dos encajados ante Cardozo, y advirtió a su compañero de selección sobre la 'manía' del delantero de lanzar las penas máximas hacia el palo izquierdo. Así renació 'San Iker', el santo, que paró el penalti y de paso cerró muchas bocas sobre los que habían dudado de su rendimiento.
Lo que seguramente se hubiese convertido años atrás en gol desde el punto de penalti, el sábado el balón no entró y ello posibilitó que España tuviese la oportunidad de romper el maleficio de cuartos de final. Y así sucedió. La Roja ganó, sufriendo, con polémicas arbitrales, como casi siempre, pero ganó y entra en la historia. Estamos en semifinales.
ALA