Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Perera no ceja en Soria

Perera no ceja en Soriatelecinco.es
Soria (España). Miguel Ángel Perera ha paseado la única oreja en la tradicional corrida del Sábado de Agés que se ha celebrado esta tarde en la plaza de toros de Soria, un espectáculo celebrado de nuvo con una gran entrada en los tendidos en el que Rubén Sanz dio una vuelta al ruedo tras estoquear al toro de su alternativa y en el que El Juli también pudo haber paseado una oreja del segundo de no ser porque el presidente no atendió a la petición mayoritaria. El sexto de la tarde provocó momentos de incertidumbre al voltear al banderillero Alberto Berzosa, afortunadamente sin consecuencias.
Miguel Ángel Perera, que recetó algunos buenos lances a la verónica al primer toro de su lote, volvió a demostrar una vez más su clarividencia con una faena compacta frente al mejor animal del festejo. Un toro con calidad, que se desplazó con largura y al que el extremeño lució en el toreo al natural y en circulares de espaldas de gran calado. Después, el extremeño se quedó sin premio tras pinchar al noble y manejable quinto, al que recibió con verónicas de rodillas y con el que firmó series templadas y de buen trazo con la derecha, antes de meterse entre los pitones en las postrimerías de la faena.
El Juli recogió una ovación del público después de ver cómo el Presidente no concedía una merecida oreja por su firme actuación frente al segundo, un toro noble al que instrumentó algunos muletazos sueltos con la derecha antes de darse el arrimón y realizar un alarde de técnica que marcaron la última parte de una faena bien rematada con la espada. Con el cuarto, El Juli anduvo muy técnico, pero su faena no terminó de calar en el tendido.
Rubén Sanz dio una vuelta al ruedo después de estar voluntarioso y muy decidido en el toro de su doctorado, el primero de la tarde, un toro noble al que instrumentó algunos buenos pases. El diestro local anduvo nuevamente voluntarioso con el astado que cerró espectáculo, muy castigado en varas, circunstancia que acusó en el último tercio, quedando muy aquerenciado en tablas.
Plaza de toros de Soria. Casi lleno. Toros de Juan Pedro Domecq, bien presentados. Destacó el tercero, que tuvo calidad. El Juli, ovación tras petición y bronca al presidente y silencio; Miguel Ángel Perera, oreja y silencio y Rubén Sanz, que tomaba la alternativa, vuelta al ruedo y ovación.