Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pisos mercadillos

Algunos ya han cambiado su estrategia. Hablamos de los vendedores ilegales callejeros, los conocidos manteros. En la actualidad en nuestro país hay más de 3.000 que están a la espera de juicio, y 600 ya han pasado por prisión. El pasado año se vendieron 21 millones de copias ilegales, algo que ha hecho que más de 80.000 trabajadores de discográficas y productoras se queden sin trabajo.
Es este, el negocio de la piratería, un sector ilegal que parece no tener fin. La presión policial ha aumentado, por eso ahora muchos dejan la calle y se esconden entre las cuatro paredes de viviendas anónimas para seguir vendiendo.
Los hemos localizado en el madrileño barrio de Lavapiés, un crisol de culturas donde el anonimato es una ventaja para seguir la actividad de manera clandestina.
Entramos en uno de estos pisos simulando querer comprar CDS o DVDS piratas y nos encontramos con un goteo constante de vendedores que suben a nutrirse de material ilegal, mientras los 'dependientes' siguen empaquetando nuevas copias.
Pero lo más curioso, y aquí viene la novedad, es que también venden falsificaciones de artículos de lujo, como bolsos, gafas o relojes.
Dicen que los traen de Grecia, "porque son las mejores imitaciones de todas" y además se pueden pedir modelos a medida por encargo.
Pero lo manteros no son los únicos. Localizamos otro piso mercadillo. En este caso una antigua peluquería se convierte en una tienda a domicilio de ropa de mujer.
La señora española que nos atiende asegura que todas las prendas son excedentes de marcas que se las venden a ella.
Precios de saldo para un material que desconocemos de donde proviene, ya que hemos hablado con todas las marcas comerciales de las que dispone y todas nos han dicho que ellos no venden a particulares sus artículos de stock.
Son negocios clandestinos , que no pagan impuestos, no declaran sus ingresos ni tienen licencias para ejercer esa actividad comercial. Un delito que puede suponer penas de cárcel de hasta dos años.
Quieres denunciar una situación o enviarnos alguna sugerencia? Contacta con nuestro equipo de Reporteros en los teléfonos 91/395 93 08 - 91/395 95 41 o mándanos un email a reporteros@informativost5.com. Gracias por tu colaboración.