Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Plan de vuelo: 'MasterChef', los concursantes cocinarán para los 130 pasajeros de un Airbus

Los aspirantes a 'MasterChef' se enfrentarán el miércoles a las 22:30 a nuevas dificultades: tendrán que sorprender a los pasajeros de un vuelo comercial y derrochar creatividad para reproducir la tarta de limón de Samantha Vallejo-Nágera sin usar limones.
Aprenderán en pleno vuelo con las instrucciones del chef Ramón Freixa y recibirán una masterclass del chef Paco Roncero. Los miembros del jurado Pepe Rodríguez, Jordi Cruz y Samantha Vallejo-Nágera sin embargo no están muy satisfechos con la actitud de los aspirantes.
Tras la expulsión de Lola, la emoción continúa en MasterChef. En el tercer programa, los aspirantes deberán hacer "magia" con los ingredientes ocultos en la caja misteriosa: huevo, mantequilla y un limón seco. Se trata de reproducir la tarta de limón de Samantha Vallejo-Nágera pero sin limón. Tendrán que aportar un toque cítrico a su postre utilizando otras frutas.
Los mejores reposteros dirigirán los equipos en la prueba de exteriores, que esta vez será en movimiento y en el aire. Los aspirantes cocinarán un menú completo para los más de 130 pasajeros de un Airbus A-330 de Iberia, uno de los más grandes de la compañía. El chef Ramón Freixa, dos estrellas Michelin, les explicará cómo elaborar un menú para sorprender a los pasajeros en pleno vuelo, con los condicionantes que imponen los aviones.
Una vez en tierra, les esperarán varias sorpresas. La primera es Paco Roncero, chef de la Terraza del Casino de Madrid, con dos estrellas Michelin, que les impartirá una masterclass de emplatado. Roncero intentará dejar muy claro a los aspirantes que "se come antes por los ojos que por la boca".
La alegría de esta visita les durará poco. El jurado está indignado por la actitud general de los aspirantes y aplicará un severo e inesperado castigo para hacerles reaccionar. Hay mucho en juego y deben darlo todo para seguir en MasterChef.