Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Quieres dejar de sudar tanto? Algunos consejos

Sientes que sudas demasiado y eso ha comenzado a afectar a tu vida social. ¿Te hace sufrir la llegada del verano? Existen formas de combatir la hiperhidrosis, que van desde medicamentos, operaciones, hasta útiles consejos cotidianos. No obstante, los que la sufren no están solos: hay millones de personas así en todo el mundo.
Los expertos denominan hiperhidrosis al hecho de sudar excesivamente, lo cual puede ser generalizado o bien localizado. Según la revista Consumer, la que más problemas genera es la hiperhidrosis localizada, que afecta a las palmas de las manos, plantas de los pies, axilas y a la región craneofacial.

La padecen una de cada 10.000 personas. En la mitad de los casos hay un factor desencadenante, por lo general de tipo emocional, aunque también puede generarlo el calor, el ejercicio físico o la alimentación. La hiperhidrosis localizada desaparece por la noche.
En la afección plantar origina mal olor, ampollas, maceración de la piel, infecciones locales, micosis y deteriora los calcetines y el calzado. La axilar humedece la zona, la irrita, también produce mal olor y deteriora la ropa. El tratamiento local la mejora pero no consigue eliminarla del todo.
El tratamiento de estas afecciones no es fácil. En los casos más leves se recurre a productos de farmacia, de droguería, de aplicación local en axilas o en pies. Hay productos químicos que la eliminan pero con enormes efectos secundarios.
Consejos para reducirla
Para reducir los perjuicios de este trastorno se recomienda, por ejemplo, utilizar ropa de algodón, transpirable. Es preciso evitar los tejidos sintéticos. También es una buena idea utilizar calcetines y zapatos porosos, con buena transpiración, que habría que cambiarse a menudo.
Conviene ducharse más de una vez al día, así como afeitarse las axilas. Para los olores desagradables hay jabones líquidos que lo combaten efectivamente. Lógicamente estas afecciones no terminan por curarse totalmente, pero hay mucho por hacer para reducir las mayores molestias.