Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Recomiendan incorporar más verduras y frutas a la dieta y mantenerse activo tras los excesos navideños

Los expertos recomiendan incorporar más verduras y frutas a la dieta y mantenerse activo para que los excesos navideños no traigan consigo consecuencias para la salud si no se ha moderado el consumo de alimentos y bebidas típicos estas fechas, informó la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias.
De esta manera, especialistas del servicio de Endocrinología del Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria (HUNSC) han ofrecido una serie de pautas fáciles y progresivas que permitirán mantener buenos hábitos saludables a lo largo del año e incorporarlas definitivamente a nuestro estilo de vida.
"En Navidad se produce un gran desequilibro alimenticio, pues se consumen más calorías de las que se gastan diariamente, provocando un incremento de la grasa corporal y por tanto, un aumento de peso", explicó el doctor Pablo Suárez, endocrino del Hospital Universitario de La Candelaria.
Agregó que si a esto se añade que se comen más veces de las necesarias, que las raciones son demasiado abundantes y los productos consumidos son muy ricos en grasas saturadas y azúcares --como polvorones, turrones, chocolates-- , además de producirse un mayor consumo de alcohol, nos encontramos con 3 o 4 kilos de más".
Por ello, explicó que la mejor manera de afrontar el inicio de año es incorporar de manera progresiva a nuestro estilo de vida hábitos saludables, como la práctica de ejercicio diario durante 30 minutos y unas pautas de alimentación sanas. Esta actitud responsable con nuestra salud no solo ayudará a reducir el sobrepeso sino a disfrutar del día a día.
En este sentido, el doctor Pablo Suárez recomendó no seguir ninguna dieta restrictiva o purgativa sino incorporar pautas dietéticas saludables como son realizar al menos 5 comidas al día (desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena), evitar fritos, rebozados, grasas animales, azúcares de absorción rápida y bebidas azucaradas, entre otros, y sustituirlos por productos más sanos, en este caso, verduras, carnes magras, frutas, agua, etc.
"Son hábitos que hay que realizar siempre, pero no solo para perder peso --en cuyo caso simplemente se disminuirá el número de calorías en cada toma--, sino para mantenerlos en el futuro y evitar o retrasar la aparición de enfermedades, fundamentalmente cardiovasculares", dijo.
Finalmente, señaló que el aumento brusco de peso repercute especialmente en pacientes con patologías previas del tipo respiratorias, cardiológicas u osteoarticulares que podrían agudizarse. En cuanto a las consecuencias que produce al sobrepeso en general, están relacionadas con numerosas patologías de diversa índole (HTA, diabetes, hipercolesterolemia, hiperuricemia, apnea del sueño, cardiopatía...).