Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Red Bull y David Coulthard atraen 50.000 personas en un circuito urbano en Lima

Unas 50.000 personas se dieron cita en Lima (Perú) para presenciar la exhibición que el piloto escocés David Coulthard y su auto fórmula 1 de la escudería Red Bull realizaron en un circuito creado en las calles de la capital peruana. EFEtelecinco.es
Unas 50.000 personas se dieron cita hoy en Lima para presenciar la exhibición que el piloto escocés David Coulthard y su auto fórmula 1 de la escudería Red Bull realizaron en un circuito creado en las calles de la capital peruana.
La expectación ante el evento, pues era la primera vez que un bólido de estas características se acercaba a Lima, hizo que poco importara que la avenida La Marina, una de las principales arterias de la ciudad, se mantuviera cortada durante todo el día para ser transformada en el circuito de exhibición.
Los aficionados se apilaron en las inmediaciones del circuito urbano, desde las tribunas levantadas ex proceso para la cita a los hostales que daban a la avenida y que se transformaron en privilegiados balcones al evento.
El piloto escocés, que cuando se retiró en 2008 era el quinto piloto con mayor número de puntos de la historia de la fórmula 1, no quiso defraudar y deleitó a los aficionados peruanos con maniobras, velocidad e incluso una particular carrera entre el auto y una 'combi', tipo de camioneta utilizado en el transporte público local.
El hombre que recogió el testigo del brasileño Ayrton Senna en la escudería Williams tuvo precisamente ayer la oportunidad de conducir la peculiar 'combi' en medio del caótico trafico limeño y de comprobar como los vehículos públicos hacen carrera unos con otros con el objetivo de recoger el mayor número de pasajeros.
Tras realizar seis vueltas al trazado de 2,4 kilómetros, Coulthard dejó descansar durante unos minutos al vehículo, para de nuevo realizar unas trazadas más que devolvieron la algarabía al público.
Tras cerca de dos horas de espectáculo, el piloto y los 750 caballos del monoplaza se retiraron definitivamente, tras lo que el público se abalanzó sobre los 'pits' para intentar observarlos más de cerca.