Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Repaso a la campeona del mundo (3-0)

Fiesta naranja en Berna. Vídeo: Atlas.telecinco.es
Mal comienzo para Italia. La campeona del mundo ha sucumbido ante la selección holandesa, que se hizo dueña del partido en apenas cinco minutos. Van Nistelrooy y Sneijder se encargaron de sentenciar el encuentro en los primeros treinta minutos y Giovanni van Bronckhorts puso el 3-0 en el marcador para terminar desacreditar a la selección italiana y  demostrar que son serios candidatos al título de la cita europea. Con este resultado, Holanda se colocar líder en solitario del grupo C.
Holanda, con mayor determinación desde el inicio y convencida de cuál es su camino, interpretó el partido a la perfección. Ahogó a Pirlo en la medular, con el desempeño de Van der Vaart y Sneijder, y circuló con precisión e intención.
Desde el criterio con la pelota, la selección holandesa asumió el control del partido ante una Italia que buscaba siempre a Di Natale en la punta de ataque. El partido fue oscilando claramente hacia los holandeses y terminó de caer de su lado cuando entró en escena un ariete ideal para este tipo de competiciones, Ruud Van Nistelrooy.
El declive de Italia en cinco minutos
El madridista introdujó el balón en la portería de Buffon a la media hora, en una posición un tanto polémica. Sólo cuatro minutos después, Holanda se recreó con una contra prodigiosa, de lado a lado, en pocos toques y que culminó Sneijder ante una salida desesperada de Buffon.
Holanda hería de muerte a los transalpinos y demostraba la grandeza de su fútbol de ataque en un partido dinámico y atractivo para el espectador. Italia, como campeona del mundo, continuó trabajando para recortar distancias, pero sin suerte. Luca Toni lanzó fuera una vaselina ante Van der Sar y un disparo de falta de Grosso fue repelido con la misma eficacia por el guardameta holandés.
Precisamente de esa jugada nacería un nuevo contragolpe mortal, que culminaría Van Bronckhorst para terminar de hundir a Italia. Una exhibición de despliegue holandés ante los experimentados italianos, que buscan un doblete (Mundial-Eurocopa) ahora cuesta arriba tras una derrota tan abultada. AC