Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Resurrection Fest: "Nuestro público casi le da más importancia a los nombres pequeños"

El Resurrection Fest de Viveiro (Lugo) afronta del 7 al 9 de julio de este año su "edición más fuerte", con un cartel inabarcable en el que destacan Iron Maiden, The Offspring, Bullet for my Valentine, Bring me the Horizon, Volbeat, Bad Religion, Gojira, Madball, Hatebreed, Abbath y Brujería, por citar algunas de las bandas con más tirón popular.
"La edición de este año la afrontamos haciendo las cosas con mucho cuidado, habiendo trabajado mucho, más que nunca, y con mucha ilusión. Esperamos más gente que nunca y queremos que se vayan con el mejor sabor de boca, que puedan vivir el festival al que nosotros nos gustaría ir como fans de la música", recalca a Europa Press el director de Resurrection Fest, Iván Méndez.
Contar con Iron Maiden, evidentemente, supone un espaldarazo para cualquier festival, algo que también han notado en Viveiro: "El cartel es muy potente pero La Doncella es La Doncella y se nota que mucha gente nos acaba de conocer gracias a haberles anunciado. Iron Maiden es una de las mayores bandas del mundo y tan solo hace unos años no nos podríamos imaginar tener bandas de este calibre en el festival".
De tu extenso cartel, Méndez destaca también a "grandes nombres" como Bring me the Horizon o Bullet for my Valentine, así como Bad Religion, que ya "fue cabeza de cartel hace tres años". "También a Gojira, una de nuestras bandas preferidas del momento, a Abbath, la banda extrema del año, y pequeñas joyas como Amenra, Protest The Hero, los siempre divertidos Municipal Waste, Brujeria o Graveyard", resalta, para después confesar con espíritu de fan que en realidad "todas las bandas tienen algo especial".
PÚBLICO MUY INTERESADO EN LA MÚSICA
Si hay algo que caracteriza 'al Resu' es su poderío sonoro, pues en él caben todos los géneros 'duros', desde el hardcore al metal y el punk, con todo tipo de variaciones, tal y como destaca Méndez: "Hay fans del deathcore más bruto o del hardcore más underground que les encanta algo tan tranquilo como el post-rock de Toundra o el rock psicodélico de Graveyard. Es algo bonito y que hace especial también a nuestro público".
Esto lleva al director del festival a asegurar que su público tiene "gustos variados y es conocedor de la música". Así, plantea que mientras que hay "gente que va a festivales solo por la fiesta sin interarse demasiado por los grupos más allá de los nombres principales, por suerte" en el Resurrection eso no ocurre así exactamente.
"Nuestro público casi le da más importancia a los nombres pequeños y de bandas que son más difíciles de ver en España. También es un público muy joven y podemos decir que el 70 por ciento tiene menos de 35 años", destaca, para después agregar que han conseguido afianzar "una gran base de público fiel que sin pensarlo" les visita "año tras año y cada vez este número se incrementa".
EXPERIENCIA MÁS QUE MUSICAL
"La experiencia Resurrection Fest va más allá de ver un conjunto de bandas en un escenario", afirma con orgullo Méndez, quien pone en valor el emplazamiento en Viveiro: "Nuestras playas, la montaña, la gastronomía y el cariño de la gente del pueblo, que recibe con los brazos abiertos a los visitantes del festival, son claves para entender por qué somos diferentes. Un mismo cartel en una gran capital perdería todo esto que nos hace especiales, no sería lo mismo".
Reconoce, eso sí, que su ubicación geográfica "sigue siendo un problema en términos de logística" para llevar bandas "desde otras puntas de Europa, ya que es mucho tiempo perdido entre viajes y a veces a muchos grupos no les da tiempo" acudir "o les resulta demasiado inconveniente".
"Pero al final Viveiro y su entorno vale mucho la pena, no sólo para las bandas sino para los asistentes. Juega un papel importante en nuestro éxito, es algo que nos caracteriza y que nos enorgullece. Y además de nuestro cartel especializado, ofrecemos un montón de actividades y una ambientación única en España que hace que la gente quiera venirse de vacaciones al festival dentro del marco incomparable de Viveiro", insiste.
Por último, resume que "Viveiro, su paisaje y la gastronomía gallega, la ambientación del recinto, la relación calidad-precio y el cuidado al público siguiendo la filosofía 'por y para fans'" son las bazas del festival aparte de su potente cartel. "Estamos seguros de que celebraremos nuestro 20 aniversario y esperemos que el Resu siga existiendo muchos años más", sentencia.