Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ricardo Darín revive los "vuelos de la muerte" en 'Capitán Kóblic': "Barrer bajo la alfombra no ayuda"

"No creo que barriendo bajo la alfombra ayude a superar las situaciones, sino que hay que poner todo sobre la mesa y encararlo", ha manifestado el actor Ricardo Darín, protagonista del filme 'Capitán Kóblic', un thriller con aire de western dirigido por Sebastián Borensztein que evoca los "vuelos de la muerte", cometidos durante la dictadura argentina.
Este filme cuenta la historia del capitán Tomás Kóblic (Darín), comandante de la Armada Argentina, que en 1977 se enfrenta a la misión más complicada de su vida: pilotar un 'vuelo de la muerte'. Atormentado, toma una decisión que le llevará a huir a un pequeño pueblo de la Pampa argentina donde deberá comenzar una peligrosa nueva vida bajo la amenaza constante de la dictadura.
Darín ha señalado este martes durante una entrevista concedida a Europa Press, con motivo del estreno de este filme este viernes 17 de junio, que el motivo por el que se han tardado cuatro décadas en abordar este episodio oscuro de la historia argentina es sencillo: "No es fácil".
Tal y como ha indicado, "ahí radica uno de los desafíos y valentías de su guionista y director: meterse con un tema con el que nadie se atrevió a meterse antes, porque el 95 por ciento de los ocupantes de ese vuelo están desaparecidos y el otro cinco por ciento, que son los tripulantes, son difíciles de encontrar y probablemente se negarían a participar en una confesión".
No existen testimonios reales, salvo algunos casos de quienes han relatado posteriormente cómo ocurrieron estos hechos, por lo que ha destacado que "meterse en el desafío de reconstruir eso supone una alta dosis de vértigo, riesgo y complejidad".
Darín ha confesado que después del estreno en Argentina, se reencontró con una amiga que conocía desde hace 40 años, que también es cineasta, cuyos hermanos estaban desaparecidos. "Lo que no sabía es que uno de ellos había estado en el vuelo de la muerte", ha señalado.
"Estoy segura de que si hubieras estado a cargo del peso emocional de saber que mi hermano había fallecido de esa forma difícilmente habrías podido hacer esta película", le confesó su amiga a Darín, quien asegura que tardó días en recomponerse de esta confesión.
WESTERN EN ARGENTINA
"Estamos permanentemente en contacto con personas que directa o indirectamente han padecido, sufrido o tienen un familiar, eso es lo que ocurre cuando hay tantas cosas ocultas y de golpe empiezan a aflorar, te encuentras por el camino con gente que lo ha padecido", ha indicado.
Por ello, ve necesario revisar el pasado y lo que ha motivado que las cosas ocurrieran, porque cree que "podría ayudar a comprender cómo funciona este mundo y cuáles deberían ser los errores que no se deberían volver a cometer". "No creo que barriendo bajo la alfombra podamos superar las situaciones, sino al contrario, hay que poner todo sobre la mesa y encararlo", recalca.
No obstante, el actor ha precisado que esta es una historia ficticia que se transforma en un western, y que está "atravesada por un serie de conflictos en los que estos personajes se encuentran y se rescatan recíprocamente".
Junto a Darín aparece en escena la actriz española Inma Cuesta, a quien le ha supuesto "muy fácil empatizar y conectar con una historia así", si se compara el conocimiento que existe en España de la dictadura, de la posguerra y de las historias ocultas.
El mayor reto para Cuesta ha sido el acento. Sin embargo, ha señalado que no le gusta estar "en la zona de confort", sino participar en proyectos que le ofrezcan la oportunidad de "crecer". "Cuanto más miedo tengo más gana me da", ha dicho la actriz.
"Abordo mi trabajo desde la verdad, para poner al servicio del personaje todas las herramientas que tengo, y si estás bien acompañado tu trabajo crece, porque es un trabajo en equipo, el viaje no depende de mí sino de la mirada del otro, yo me alimento de eso", ha concluido.