Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Soy Rivera Ordóñez sin preferencia"

Cayetano es hijo de dos grandes sagas taurinas. Llevar los apellidos Rivera Ordóñez significa hacer nacido y crecido en el mundo del toro. El diestro confiesa que desde pequeño tuvo la curiosidad por conocer el oficio de su familia. Luego el devenir de su vida le llevo por otros derroteros. Su alternativa fue una sorpresa incluso para él. "Cuando lo decidí no quería quedarme con la duda. Eso me impulsó a tomar la idea definitiva".
El diestro se considera Rivera Ordóñez sin preferencia. "Con bien poquito que me pareciese a alguno de ellos para mí sería un orgullo e iría por buen camino porque los dos fueron unos genios". No le dan miedo las comparaciones. "Son algo normal. Con mi hermano, con mi padre, con mi abuelo... No me importa porque cada uno somos diferentes y tenemos nuestro estilo".
Cayetano reconoce que sus apellidos le han abierto puertas y creado metas más altas. Su hermano es una de sus motivaciones y una responsabilidad. "Desde luego que aprendo mucho con él y su afán de superación", relata. Curro Vázquez es otro de sus pilares. "Además de mi apoderado, es la persona con la que comparto mis momentos buenos, los malos, mis miedos, mis ilusiones, mis preocupaciones. Estamos juntos en esta aventura y aprendiendo mucho con él".
De la nueva temporada espera disfrutar con ilusión, aunque teme las cogidas . "Siempre son paradas que te hacen pensar en los fallos, no en la retirada. Simplemente, piensas seguir esforzándome y mejorando". La Maestranza de Sevilla no está en su calendario esta temporada. "Sevilla es una plaza de ensueño. Todos los toreros queremos ir y triunfar. Yo todavía no he tenido la oportunidad de presentarme como matador de toros". Sí estarán en su agenda otras grandes como Las Ventas, Barcelona o Bilbao.
Cayetano explica que antes de salir al ruedo, su manía es quedarse unos minutos a solas en la habitación. "Es un momento muy personal. El último en soledad. Pienso en lo que llevo vivido, en lo que me gustaría vivir". Tras ese momento de soledad, llegan los nervios. 2Depende de la corrida uno está más o menos nervioso".
Seis cornadas y seis fracturas tatúan su cuerpo. El momento duro para este torero llega cuando tiene que afrontar una nueva cogida. "La última fue especialmente dura porque sin llegar a ser cornada, ha sido lo más grave. Se pasa mal". En 2008, se perdió la corrida Goyesca en Ronda por este último revolcón en el ruedo. Este año espera poder estrenar allí el traje que Armani creó en exclusiva para él. La corrida Goyesca en este pueblo de Málaga tiene un significado especial para Cayetano.   CGS