Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Roma muestra 'Los Colores del Ara Pacis' para conmemorar el bimilenario de la muerte de Octavio Augusto

El Museo del Ara Pacis de Roma ha cubierto de colores el Ara Pacis para conmemorar el bimilenario de la muerte de su primer emperador, Octavio Augusto, a través del evento 'Los Colores del Ara Pacis' que busca revivir los colores originales del monumento, mediante un sofisticado sistema de iluminación.
Ante el éxito cosechado el pasado 19 de agosto, el Museo ha decido repetir el evento todos los viernes y sábados hasta el próximo 6 de septiembre, entre las 21.00 y las 24.00 horas. El coste de la entrada es de 11 euros.
El Ara Pacis Augustae --monumento conmemorativo dedicado a la diosa romana Pax-- fue erigió por el senado de Roma para celebrar la paz que Octavio Augusto impuso tras las campañas en la Galia e Hispania.
El bimilenario de la muerte de Augusto se cumplió el 19 de agosto, por lo que el Museo organizó este espectáculo nocturno bajo el título 'Los Colores del Ara Pacis', en el que mediante la proyección de luces sobre el mármol desnudo, se devolvió a la obra su primigenia policromía.
De esta manera, las proyecciones de luz se realizan sobre el frente occidental del altar, con paneles de Eneas y el Lupercal, y el frente oriental, con los de Tellus, la diosa Roma y el gran friso vegetal.
Octavio Augusto fue sucesor de Julio César y tuvo un papel preeminente en la integración de Hispania dentro del Imperio Romano, gracias al respeto a las costumbres y tradiciones del pueblo hispano.
Además, recibió una herencia envenenada tras la muerte de Julio César en el año 44 a.C. Junto a Marco Antonio y Lépido, formó un triunvirato que terminó con Lépido en el exilio y Marco Antonio suicidado, dejando paso a Augusto en el poder en solitario y dando inicio a la conocida como Paz Romana.
La influencia en España de Augusto ha sido conservada con el paso de los años en forma de arte e incluso de cultos religiosos. Octavio Augusto lideró las tropas romanas que pusieron fin a las Guerras Cántabras, así como fundó la Colonia Augusta Emeritana, constituyendo la ciudad de Mérida como capital de la provincia lusitana.