Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia restringirá el suministro hacia Europa si Ucrania desvía gas de forma ilegal

Rusia reducirá el suministro de gas destinado al mercado europeo en caso de que Ucrania desvíe parte del flujo hacia Europa para su propio consumo, según ha anunciado el presidente ruso, Vladimir Putin, quien aseguró que las restricciones se aplicarían en proporción al gas sustraído ilegalmente.
"Si vemos que nuestros socios ucranianos desvían gas de terceros de la red de gasoductos de exportación, nosotros reduciremos el suministro en la cantidad sustraída", declaró Putin en una rueda de prensa en Belgrado (Serbia) recogida por la agencia rusa Interfax.
No obstante, el presidente de Rusia expresó su confianza en que esta circunstancia no llegue a producirse y que las partes alcancen pronto un acuerdo.
La compañía estatal rusa Gazprom no suministra gas a Ucrania desde el pasado mes de junio a consecuencia de los impagos acumulados por su vecino desde principios de año.
A finales del pasado mes de septiembre ambos países negociaron con el auspicio de la UE un posible acuerdo para evitar una nueva 'guerra del gas' que contemplaba el pago a Rusia por parte de Ucrania de 2.000 millones de dólares (1.562 millones de euros) antes de finales de octubre y otros 1.100 millones de dólares (859 millones de euros) antes de final de año por las facturas de gas atrasadas y que serían avalados por la UE.
Por su parte, una vez que Kiev hubiera formalizado el primer pago, el gigante energético ruso Gazprom se comprometía a suministrar a Ucrania durante el invierno un mínimo de 5.000 millones de metros cúbicos de gas, una cantidad que podría ampliarse si fuera necesario.
No obstante, el acuerdo imponía a Kiev la obligación de pagar por adelantado el consumo de gas a un precio de 385 dólares por 1.000 metros cúbicos, algo que el Gobierno de Ucrania no acepta.