Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La SGAE británica amenaza a la dependienta de una tienda por tararear su canción preferida

Sandra Burt fue amenazada con una multa por cantar sus canciones mientras trabajaba. La SGAE británica tuvo que pedirle disculpas. Foto BBC.co.uktelecinco.es
La 'Performing Right Society for Music'(PRS), el ente británico que gestiona los derechos de autor de músicos y compositores, ha amenazado a la dependienta de una tienda que tarareaba su canción preferida. La mujer de 56, que trabaja en un supermercado fue advertida por un agente del PRS que ese hábito de canturrear podía costarle una multa.
El incidente tuvo lugar hace algún tiempo, según publica la BBC en su versión 'online', aunque ha sido ahora que la entidad, similar a la SGAE en España, ha revisto el caso y ha pedido disculpas por lo ocurrido.
A comienzos de este año la tienda 'A&T Food', donde trabaja la señora fue visitada por un representante de la PRS que comunicó al dueño que si pretendía ofrecerle música a los clientes, a través de la radio, como ya hacía, tenía que pagar una licencia.
El propietario de la tienda apagó la radio y zanjó cualquier posible conflicto. Sin embargo, Sandra Burt, que se reconoce como una fan de los Rolling Stones, se habituó a tararear sus canciones preferidas, mientras colocaba los productos en los estantes.
Un día se le acercó un agente de la sociedad británica de derechos musicales y la amenazó con llevarla ante los tribunales y multarla con miles de euros si seguía cantando.
El asunto levantó tantas críticas en la prensa británica que la RPS se ha visto obligada a pedir disculpas y a enviar un ramo de flores a Sandra Burt. Ella, sin embargo, aseguró que no se asustó, porque "tendrían que ponerme un zelo en mi boca si quieren pararme".